30 de junio de 2014 / 15:44 / en 3 años

MUNDIAL-Rol de anfitrión pasa factura a Brasil y los nervios comienzan a crisparse

Por Guillermo Parra-Bernal y Andrew Downie

SAO PAULO, 30 jun (Reuters) - Los futbolistas brasileños parecían emocional y físicamente desgastados tras una tensa victoria sobre Chile y su estado psicológico es una gran preocupación de cara a un demandante partido contra Colombia, dijeron ex jugadores y analistas.

Brasil derrotó a Chile por 3-2 en una emocionante tanda de penales en Belo Horizonte el sábado, con la esperanza de la nación como un gran peso sobre sus hombros.

Neymar y David Luiz fueron algunos de los que estallaron en lágrimas tras el final, mientras que el arquero Julio Cesar, el héroe de Brasil tras atajar dos penales, no pudo contener el llanto frente a las cámaras de televisión y los periodistas.

La emotiva reacción generó temores de que el relativamente inexperto plantel esté teniendo problemas para manejar la enorme presión de ganar un Mundial en casa cuando la atención se centre en el partido de cuartos de final del viernes.

“Veo un equipo que está visiblemente nervioso, veo un equipo que está tenso, veo un equipo que está un poco desesperado”, dijo Antero Greco, un columnista del diario O Estado de S. Paulo, uno de los periódicos más importantes de Brasil.

Brasil es el único país que ganó el Mundial cinco veces, pero perdió el título la última vez que el torneo se organizó en la nación en 1950. Los anfitriones cayeron por 2-1 ante Uruguay en la final y el arquero Moacyr Barbosa llevó la pesada carga de esa amarga derrota hasta el día que murió 50 años después.

Los 23 futbolistas del plantel de Brasil son conscientes de que el partido llamado “nuestro Hiroshima” y la derrota, son vistos como una cicatriz en la psiquis nacional.

Muchos han cifrado sus esperanzas en el Mundial actual como una posibilidad de borrar el persistente dolor de aquella derrota, conocida también como el “Maracanazo”, y crear una generación de nuevos héroes que puedan alcanzar lo que el equipo de 1950 estuvo tan cerca de lograr.

Sin embargo, las demandas llegan con una gran presión y pocos jugadores parecían preparados para arriesgarse a tomar el papel de líder el sábado.

“Nadie quiere ser el Barbosa de este Mundial”, dijo Paulo Vinicius Coelho, uno de los comentaristas más respetados del canal ESPN Brazil. “Ahora corremos el riesgo de no tener un Barbosa sino 23. El equipo es un mar de nervios y ansiedad”, agregó.

El técnico Luiz Felipe Scolari dijo que trabajará en acentuar la confianza de sus jugadores esta semana.

Uno de los futbolistas que estaba en la selección cuando el técnico llevó a Brasil a ganar su último Mundial en el 2002 intentó ver el lado positivo de la agónica victoria del sábado.

El ex mediocampista del Middlesbrough Juninho dijo que el equipo se verá fortalecido por su éxito en superar la adversidad.

El torneo ahora pasa a una nueva fase donde mantener la calma es requisito para avanzar y un error puede ser decisivo, comentó.

“La presión continuará y será mayor”, dijo Juninho en el periódico deportivo Lance!. “Es momento de concentrarse y tener confianza”, afirmó. (Editado en español por Patricia Avila)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below