MUNDIAL-Temperamento pone fin a la Copa de Suárez, algo que ni operación de rodilla logró

jueves 26 de junio de 2014 18:47 ART
 

MONTEVIDEO, 26 jun (Reuters) - Cuando le dieron el alta por una operación de rodilla a la que se sometió tres semanas antes del Mundial, el delantero uruguayo Luis Suárez prometió reponerse y aseguró a los uruguayos que daría todo para que la "celeste" levantara otra vez la Copa, pero una vez más, su temperamento lo traicionó.

La FIFA puso el jueves fin al sueño de Suárez de ser campeón mundial y poner el broche de oro a una notable temporada en la que fue el máximo artillero de la Liga Premier con el Liverpool y lideró la campaña de su selección camino a Brasil, siendo el mayor anotador en la eliminatoria sudamericana.

Los dos tantos que Suárez anotó ante Inglaterra, celebrados hasta las lágrimas por el delantero y vistos por el mundo como su resurrección tras la operación de rodilla, se desdibujaron días después, cuando el atacante le hincó los dientes al defensor italiano Giorgio Chiellini en el hombro izquierdo.

Y la alegría del triunfo ante Italia que le dio al equipo el paso a octavos de final se empañó ya que Suárez volvió a perder la batalla contra su temperamento.

La Comisión Disciplinaria de la FIFA suspendió el jueves por nueve encuentros a Suárez, por lo que se quedó fuera del Mundial, y lo inhabilitó para que lleve adelante cualquier actividad relacionada con el fútbol por cuatro meses.

Pero la sanción, si bien es muy dura, no debe sorprender demasiado, ya que este no es el primer incidente de este tipo de Suárez.

En 2013 recibió una suspensión de 10 partidos en Inglaterra por morder el brazo del defensa del Chelsea Branislav Ivanovic. Tres años antes, cuando jugaba para el Ajax holandés, fue suspendido siete encuentros por morder a Otman Bakkal, del PSV Eindhoven.

El empuje y la fuerza de voluntad que "El Pistolero" puso en práctica para recuperarse tras la operación no le alcanzaron. El suceso ante Italia lo dejó descalificado, afectando también a la "celeste", que perdió a su principal delantero.

Y además habrá que ver el efecto anímico que la noticia ha tenido sobre el resto del equipo, que el sábado jugará con Colombia en el Maracaná de Río de Janeiro, donde hace casi 64 años Uruguay se consagró campeón por segunda vez en su historia.   Continuación...