MUNDIAL-Brasil olvida las protestas... al menos por ahora

jueves 26 de junio de 2014 15:04 ART
 

Por Paulo Prada

RIO DE JANEIRO, 26 jun (Reuters) - Grazielle Melo, una profesora de gramática de 27 años, bebe unos tragos junto a dos amigos tras haber observado a la selección brasileña de fútbol en una pantalla gigante al aire libre en un reciente partido jugado en Río de Janeiro.

No son los típicos hinchas brasileños. Ninguno de ellos viste las casacas color amarillo como el mar de espectadores que los rodea. De hecho, ellos son completamente "antiMundial", ya que se oponen a la realización del evento.

Sin embargo, también están de fiesta.

"Es Brasil", dijo Melo, mientras se preparaba para un concierto Afrobeat que siguió al partido de Brasil contra México la semana pasada. "Vamos a divertirnos de todos modos".

Pese a los temores de posibles disturbios, el Mundial no ha tenido una erupción de protestas masivas como las que afectaron a la Copa Confederaciones el año pasado y preocuparon al Gobierno y las fuerzas de seguridad durante meses.

Enojadas por una economía estancada, el mal estado de los servicios públicos, el aumento de precios y los más de 11.000 millones de dólares gastados por Brasil para organizar el Mundial, más de un millón de personas tomaron las calles para protestar en junio y julio del 2013.

Ahora, sin embargo, gran parte de Brasil está disfrutando de una fiesta gigante incluso aunque el país no pudo cumplir con muchas de las obras de infraestructura y servicios públicos que sus líderes prometieron que llegarían con el Mundial.

Los buenos tiempos confirman lo que quienes participaron de las manifestaciones del año pasado habían previsto: que las frustraciones serían olvidadas una vez que comenzara la diversión.   Continuación...