MUNDIAL-Hinchas encuentran encanto extra en la exuberante naturaleza de Brasil

jueves 19 de junio de 2014 18:10 ART
 

Por Mary Milliken

CHAPADA DOS GUIMARAES, Brasil, 19 jun (Reuters) - Dos guacamayos rojos se precipitan en una cascada de 86 metros, cruzan la profunda garganta verde y pasan sobre las cabezas de los visitantes, quienes puede que hayan presenciado un espectáculo más impresionante que el partido del Mundial la noche anterior.

Las juguetonas aves, con su plumaje rojo, azul y amarillo y largas colas, se lucen con los turistas reunidos en el Parque Nacional de Chapada dos Guimaraes el día después del partido del martes entre Corea del Sur y Rusia en Cuiabá, que terminó en un empate 1-1.

La escena, una postal perfecta, encaja a la perfección en el plan maestro del Gobierno de Brasil.

Las autoridades insistieron en que el vasto centro occidental de Cuiabá y la ciudad amazónica de Manaos fueran sedes de la fase de grupos del Mundial, con la esperanza de dar a conocer la belleza natural de sus alrededores.

Cuando los brasileños Luis Fernando Piotto y Talita Oliveira quisieron comprar entradas por internet para la Copa en noviembre, sólo tuvieron la opción de Cuiabá y Manaos.

Escogieron dos partidos en Cuiabá a sabiendas de que podrían también visitar la Chapada y los humedales del Pantanal, uno de los mejores sitios de observación de aves en el mundo.

"Hemos combinado dos deseos: conocer la región central de nuestro país y participar del Mundial, que probablemente no va a pasar por aquí de nuevo en décadas", dijo Piotto, quien llegó a la Chapada desde estado de Sao Paulo, a 1.300 kilómetros de distancia.

La Chapada es una meseta que se eleva dramáticamente desde el fondo del valle, dividida por una serie de profundos desfiladeros de rocas rojas y exuberante follaje verde.   Continuación...