Reservas internacionales de Argentina caerán a mínimo en 7 años por pagos de deuda

lunes 30 de diciembre de 2013 09:24 ART
 

BUENOS AIRES, 30 dic (Reuters) - Argentina se desprenderá el lunes de unos 900 millones de dólares para pagar deuda, dijo el Gobierno, lo que dejará el nivel de las reservas internacionales del Banco Central en su menor nivel en más de siete años en momentos en que el país atraviesa por una crisis debido a la falta de divisas.

El país sudamericano cancelará 527 millones de dólares por su bono Discount, unos 300 millones por una deuda con Bolivia por importaciones de gas natural y otros 74 millones por vencimientos varios, informó a periodistas el jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich.

El pago reducirá las reservas del Banco Central, que este año acumulan una caída del 30 por ciento, hasta unos 30.300 millones de dólares, agregó el funcionario. Este sería su menor nivel desde el 30 de noviembre del 2006, cuando alcanzaban los 30.328 millones de dólares.

El dato es crucial para el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández, que echa mano de los fondos del Banco Central para cancelar sus obligaciones en moneda extranjera.

"El flujo de pagos y cancelaciones en el día de la fecha ascenderá a 901 millones de dólares", adelantó Capitanich.

Los dólares escasean en Argentina por una fuga de capitales, la debilidad de sus exportaciones por un tipo de cambio artificialmente elevado y una menor competitividad por una alta inflación y la falta de acceso al mercado internacional de capitales desde su gigantesco incumplimiento de deuda del 2002.

Además, la inversión extranjera directa es pobre por la desconfianza que generan las políticas intervencionistas de Fernández.

La falta de divisas obligó al Gobierno a imponer un impopular control de cambios a fines del 2011 que disparó la actividad en el mercado negro de divisas, donde el peso vale alrededor de un 50 por ciento menos frente al dólar que en el mercado interbancario.

El gobierno peronista también restringió las importaciones y la repatriación de dividendos, mientras aumenta su necesidad de dólares para financiar millonarias importaciones energéticas por una caída de la producción de gas natural.

Pese a los controles, la reservas del Banco Central no dejaron de caer debido a que no ingresan al país suficientes dólares para que la entidad pueda adquirirlos en el mercado cambiario y recomponer su stock de divisas. (Reporte de Walter Bianchi y Alejandro Lifschitz/Editado por Gabriel Burin) )