Clima seco y caluroso seguirá en Argentina y podría golpear a soja y maíz

lunes 23 de diciembre de 2013 12:16 ART
 

BUENOS AIRES, 23 dic (Reuters) - La falta de lluvias y el calor que durante diciembre han perjudicado a los cultivos de Argentina continuarán por cerca de una semana, empeorando la situación del maíz y la soja, que podrían empezar a sufrir mermas en sus rendimientos, dijo el lunes un experto en clima agrario.

La perspectiva gris tiene lugar tras un auspicioso inicio de la campaña 2013/14, para la que muchos aún aguardan una producción voluminosa para el maíz e incluso récord para el caso de la soja, los dos principales cultivos del país.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) prevé una cosecha de soja de 54,5 millones de toneladas y una de maíz de 26 millones en Argentina, que es el mayor exportador mundial de aceite y harina de la oleaginosa y el tercer proveedor internacional del cereal.

"El maíz está en una situación crítica: si hay una semana más sin agua va a empezar a perder rendimientos. La soja está está un poco mejor", señaló a Reuters Germán Heinzenknecht, meteorólogo de Consultora de Climatología Aplicada.

Heinzenknecht destacó que el clima seco y las altas temperaturas no sólo afectaron a los cultivos ya sembrados, sino que también obligaron a los productores a suspender la implantación tardía de la soja y el maíz, que recién podría retomarse cuando vuelvan las lluvias.

"La zona núcleo es actualmente la zona más perjudicada, los suelos están completamente secos. Pero el impacto que está teniendo esta ola de calor no se limita a la zona núcleo de Argentina: abarca el resto del país, Uruguay y Paraguay", explicó el especialista.

La llamada zona núcleo de Argentina está compuesta por el norte de la provincia de Buenos Aires, el sudeste de Córdoba, el sur de Santa Fe y el sur de Entre Ríos.

La preocupación por las condiciones adversas para el maíz y la soja poco a poco se ha extendido y el Ministerio de Agricultura advirtió el viernes que esos cultivos sufrirán un golpe.

La situación ha disparado temores que desde hace días están impulsando los precios de la soja en el mercado de futuros de Chicago.

"En el sur de Buenos Aires puede haber lluvias a mitad de esta semana. Pero el resto del país recién va a tener precipitaciones a fin de mes y la ola de calor va a seguir hasta entonces", concluyó Heinzenknecht. (Reporte de Nicolás Misculin, editado por Maximiliano Rizzi)