Argentina amplía subida precios del gas natural para estimular producción

jueves 28 de noviembre de 2013 18:40 ART
 

BUENOS AIRES, 28 nov (Reuters) - Argentina aumentará el precio del gas natural que se paga en boca de pozo a empresas de baja escala, en una extensión de un programa similar para grandes compañías que pretende incentivar inversiones para frenar la caída en la producción energética, dijo el jueves el ministro de Economía, Axel Kicillof.

El proyecto -con el que el país busca sustituir importaciones energéticas por 3.000 millones de dólares- apunta tanto al gas convencional como al no convencional, que Argentina pretende explotar principalmente en el megacampo patagónico Vaca Muerta.

El plan anunciado el año pasado subió a 7,5 dólares por millón de unidades térmicas británicas (BTU) desde los cerca de 5 dólares previos el valor del gas natural adicional producido por las petroleras.

Pero las firmas de baja escala no pudieron sacar provecho de la medida porque se les exigía un crecimiento en el volumen de producción que no podían alcanzar. Ahora, todas las compañías que produzcan hasta 3,5 millones de metros cúbicos diarios serán beneficiadas.

Kicillof destacó que habrá una banda de precios de acuerdo con el aumento de la producción y que el plan, que busca favorecer a cerca de 50 empresas, estará activo hasta el 2017.

"Estamos anunciando un subsidio (a través del mejor precio) para la inyección adicional de gas (...) El objetivo tan importante que nos fijamos es el de conseguir la soberanía energética", señaló Kicillof durante una conferencia de prensa.

Desde que nacionalizó la petrolera YPF el año pasado, Argentina busca aumentar la producción de hidrocarburos con un ambicioso plan de inversiones financiado con recursos propios y capitales internacionales.

Argentina regula el precio de los hidrocarburos en boca de pozo para favorecer la actividad industrial, una política que, según analistas, ha alejado las inversiones y afectado la producción local en momentos de un fuerte incremento de la demanda energética.

El crecimiento de las importaciones, especialmente de gas natural licuado, llevaron el déficit energético del país a cerca de 3.000 millones de dólares. (Reporte de Nicolás Misculin; editado por Hernán García)