2 de diciembre de 2013 / 16:34 / hace 4 años

FUTBOL-Brasileños ya lamentan la oportunidad perdida con el Mundial

Por Andrew Downie

SAO PAULO, dic 2 (Reuters) - A seis meses del inicio del Mundial de fútbol de Brasil, los estadios están casi listos, los 32 equipos clasificados están reservando sus vuelos y los boletos para los partidos se están vendiendo más rápido que nunca.

El sueño de todo hincha del fútbol -un Mundial en el país que inventó el “jogo bonito”- está por hacerse realidad.

Pero mientras los aficionados de todo el mundo esperan ansiosamente el torneo, muchos brasileños se muestran menos entusiastas.

Muchos ven al evento como una oportunidad perdida, ya que la infraestructura prometida no se concretó, demoró demasiado o superó los presupuestos planeados.

“Creo que los partidos transmitidos a todo el mundo serán un gran espectáculo y no habrá problemas”, dijo Marcelo Proni, un académico en la Universidad de Campinas que estudia los preparativos para grandes eventos.

“Pero el dinero público que se gasta en preparar el país podría ser mejor invertido. Los brasileños estarán encantados con organizar el Mundial, pero por la fiesta, no porque el dinero se esté invirtiendo sabiamente”, agregó.

Brasil fue elegido como anfitrión del torneo en el 2007, pero demoró casi dos años en decidir qué ciudades serían sede de los 64 partidos. Y finalmente eligió 12 ciudades, una cantidad superior a la acostumbrada.

El ministro de Deportes del país dijo que las 12 sedes serían construidas “sin un centavo de dinero público” y la presidenta Dilma Rousseff prometió que Brasil aprovecharía la ocasión para edificar y modernizar caminos, aeropuertos, líneas de buses, metros, hoteles y sistemas de comunicaciones, vitales para una nación en vías de desarrollo que está creciendo.

Sin embargo, esas promesas no se cumplieron.

Aunque los estadios están siendo construidos principalmente con dinero privado -seis de ellos fueron presentados en la Copa Confederaciones en junio y otros seis fueron prometidos para fines de diciembre-, gran parte del efectivo provino de bancos estatales que dieron créditos a empresas de construcción con bajas tasas de interés y grandes exenciones fiscales.

Al menos dos de los estadios, Manaos y Cuiabá, podrían ser entregados tarde, mientras que el de Sao Paulo sólo tendrá las 20.000 butacas temporarias requeridas como pronto en febrero. Además, la muerte de dos obreros la semana pasada por culpa de un accidente generó nuevas dudas sobre su fecha de entrega.

ELEFANTES BLANCOS

El Tribunal de Cuentas de la Unión dijo que al menos cuatro de los 12 estadios serán elefantes blancos después del torneo. Cinco de ciudades sedes no tienen equipos de fútbol de primera división.

Cinco ciudades redujeron o abandonaron planes de construir líneas de autobuses, tranvías o metros con ocasión de la Copa.

“El gran incremento de la inversión en infraestructura no se ha producido”, dijo el economista Ricardo Amorim.

Una preocupación importante es si el descontento público volverá a estallar durante el mes que dura el Mundial, agregó.

Las manifestaciones populares más grandes de Brasil en dos décadas se produjeron durante la Copa Confederaciones en junio, cuando millones de brasileños tomaron las calles para protestar por aumentos en las tarifas de los autobuses.

Los manifestantes criticaron duramente el enorme gasto en los estadios y criticaron la falta de inversiones similares en salud y educación.

A medida que avanzó la Copa Confederaciones, el torneo que sirve de preparación para el Mundial se convirtió en un blanco de los manifestantes. Miles marcharon hacia los estadios y fueron dispersados por la policía, que utilizó perros, gas lacrimógeno y granadas de aturdimiento.

Y aunque las protestas masivas han ido decreciendo, las autoridades se están preparando para más problemas y han dicho que garantizarán que los partidos no se vean afectados.

“Puede haber manifestaciones, pero la dinámica de la Copa del Mundo no será obstaculizada por el ejercicio del pueblo brasileño de su derecho de manifestación pacífica”, sostuvo Flavio Dino, presidente del Instituto Brasileño de Turismo (Embratur).

EXITO FUTBOLISTICO

A pesar de todos esos problemas, hay buenas razones para creer que el torneo será un éxito desde el punto de vista futbolístico.

Los brasileños son amistosos y serán buenos anfitriones para los visitantes.

Se espera la llegada de 600.000 extranjeros para el torneo, atraídos no sólo por el fútbol. Brasil tiene hermosas playas, música famosa en todo el mundo, buena cocina y vida nocturna y, por su puesto, la selva amazónica.

La demanda de entradas ha sido más alta que nunca y los 1,1 millones de boletos puestos a la venta en las dos primeras fases del proceso fueron agotados por los ansiosos hinchas.

“Como se esperaba, el nivel de interés fue impresionante”, dijo el director de comercialización de la FIFA, Thierry Weil. “Esto muestra claramente el enorme atractivo que tiene presenciar el Mundial de la FIFA en vivo en Brasil”.

La FIFA también destaca el éxito de la Copa Confederaciones como un buen augurio.

Para ese torneo se vendieron más de 800.000 entradas -cerca de un 89 por ciento el total- y la audiencia televisiva batió récords no solo en Brasil sino también en países como España e Italia.

Quizás lo más importante fue que Brasil desplegó su mejor fútbol en años y se estableció como uno de los favoritos para ganar el Mundial, junto a España -campeón defensor-, Argentina y Alemania.

Pocos creen que la Copa del Mundo tendrá precisión suiza, pero si Brasil levanta por sexta vez el famoso trofeo el 13 de julio en el Maracaná eso ya no tendrá importancia. (Traducido al español por Damián Pérez, editado por Javier Leira)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below