7 de septiembre de 2013 / 13:48 / hace 4 años

Estambul, Madrid y Tokio, en recta final para organizar las Olimpíadas del 2020

Por Alexandra Ulmer y Luis Ampuero

BUENOS AIRES, 7 sep (Reuters) - Estambul, Madrid y Tokio jugarán el sábado sus últimas cartas para convencer al Comité Olímpico Internacional que son las mejores candidatas para organizar los Juegos Olímpicos del 2020, el evento deportivo más grande y costoso del mundo.

Cada una de las tres ciudades hará una presentación final ante los miembros del COI reunidos en Buenos Aires, que se prevé voten poco antes de las 16 hora local (1900 GMT) para escoger al organizador del evento. Se espera que anuncien al ganador de la contienda menos de dos horas después.

Estambul fue la primera en presentar su propuesta, y será seguida por Tokio y Madrid.

Las tres ciudades luchan con diversas dificultades que, en otra competencia y en otros tiempos, posiblemente las habrían descartado de plano de la contienda por el honor de convertirse en sede de los Olímpicos.

Pero, unos 100 miembros del COI, donde representantes de familias reales se entremezclan con millonarios, deberán elegir a la alternativa con menos debilidades y confiarle a la ciudad ganadora la tarea de cumplir con sus promesas.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, representará a su capital; mientras que su contraparte turco, Tayyip Erdogan, respaldará a Estambul; y el príncipe Felipe de España será parte de la presentación oficial de Madrid junto al jefe de Gobierno español, Mariano Rajoy.

Posteriormente, los miembros del COI escucharán un reporte de una comisión de evaluación interna integrada por miembros del comité y expertos en los Juegos antes de que comience la votación.

Si no se consigue una mayoría para alguna ciudad, la candidata con menor cantidad de votos será eliminada y las dos restantes irán a una segunda ronda.

“Estamos todos respaldando esta candidatura, el Gobierno y el pueblo turco”, dijo Erdogan a periodistas después de la presentación.

“Estamos felices con la manera con que se sucedió la presentación. Los Juegos en Estambul serán muy buenos para los atletas”, agregó.

LUCHA DE ARGUMENTOS

Estambul volverá a esgrimir las ventajas de organizar por primera vez los juegos en un país musulmán que es un puente entre Europa y Asia, y como éstos pueden beneficiar a un convulsionado Medio Oriente.

Pero, el impresionante plan de obras públicas asociados a los Juegos, la robusta economía turca y la experiencia de la ciudad tras haberse candidateado cinco veces en las últimas seis elecciones pueden no ser suficientes para convencer al COI debido a una serie de golpes que recibió la candidatura de Estambul en los últimos meses.

Una serie de violentas protestas contra el Gobierno, sanciones a docenas de atletas por casos de dopaje y la crisis en Medio Oriente por la posibilidad de un ataque estadounidense a Siria debilitaron su postulación.

Tokio se ha mostrado como el candidato menos riesgoso para organizar las Olimpíadas del 2020, pero en las últimas semanas Japón volvió a estar bajo la atención mundial por los reportes sobre las filtraciones de agua contaminada desde la central nuclear de Fukushima, apenas a 230 kilómetros de Tokio.

El Gobierno japonés dijo que gastará casi 500 millones de dólares en intentar superar la crisis de agua radiactiva. Voces críticas sostienen que la reciente urgencia de Tokio por abordar el problema está mayormente basada en su candidatura ante el COI.

En tanto, Madrid jugará su carta como la candidatura de la austeridad en un intento por alejar los fantasmas de la crisis económica que estrangula a España.

Sus responsables dicen que, con gran parte de la infraestructura construida, será la primera vez que el presupuesto previsto para unos Juegos, de alrededor de 3.100 millones de dólares, supera la inversión de casi 2.000 millones de dólares necesaria en infraestructura para organizarlos y que suele ser un duro golpe para las arcas públicas.

La cifra es mínima comparada con el presupuesto de Estambul para proyectos de obras, de unos 17.000 millones de dólares, y el gasto de 2.900 millones de dólares que demandarían los Juegos.

Tokio, que ya fue olímpica en 1964, también planea incorporar infraestructura existente y ha estimado un presupuesto indirecto de unos 4.400 millones de dólares, con 3.400 millones para la competición en sí.

La estrategia de Madrid en su tercera candidatura consecutiva, tras fracasar en su intento de organizar los Juegos de 2012 y 2016, requiere de un delicado ejercicio de equilibrio.

Por un lado, los contribuyentes españoles, y particularmente los de la capital, deben ser persuadidos de que los beneficios a largo plazo de acoger los Juegos compensan su coste económico.

Por otro, los miembros del COI deberán ser convencidos de que unos Juegos en Madrid serían un rotundo éxito, similar a los de Barcelona 1992, pese a la política oficial de contención del gasto y el malhumor social que despertó. (Reporte de Alexandra Ulmer y Luis Ampuerto, escrita por Alejandro Lifschitz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below