Centenares de importadores sin actividad en Argentina por trabas comercio: cámara

jueves 29 de agosto de 2013 14:50 ART
 

BUENOS AIRES, 29 ago (Reuters) - Unas 600 empresas pequeñas y medianas que importan bienes e insumos al mercado argentino paralizaron su actividad en los últimos meses por las trabas gubernamentales al comercio exterior, dijo el jueves la Cámara de Importadores de Argentina (CIRA).

En el mercado local se agudizó además la falta de productos como siliconas para sellar vidrios, herrajes para muebles, andamios mecanizados, instrumental para la industria petrolera y hasta bañeras con hidromasaje, lo que perjudica la actividad de la construcción, dijo el presidente de la cámara, Diego Pérez Santisteban.

"Hay edificios premium parados, que no se pueden entregar, por la falta de, por ejemplo, hidromasajes, ya que contratos preveían entregas con esos equipamientos", dijo Pérez Santisteban a periodistas extranjeros. Unas 6.000 sociedades importadoras operan en el país.

Argentina endureció el año pasado las trabas a las importaciones tras implementar un férreo control de cambios, una medida con la que el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández busca impedir una fuga de capitales en un país que tiene virtualmente cerrado el acceso a financiamiento en los mercados voluntarios desde que cayó en default en 2002.

Las trabas comenzaron años atrás con un formato de licencias no automáticas de importación y exigencias a las empresas para que tengan una balanza comercial equilibrada -buscando impulsar la exportación de bienes locales y proteger a la industria- pero luego el Gobierno ajustó sus criterios a necesidades fiscales, agregó el presidente de CIRA.

Aproximadamente un 40 por ciento de los bienes que Argentina importa están sujetos a trabas, según datos de CIRA, ya que grandes empresas de los sectores automotor, petrolero, alimenticio y electro-electrónico pueden ingresar sus importaciones a la plaza local prácticamente sin dificultades.

Sin embargo, sus proveedores pueden sufrir faltantes, lo que termina impactando en la actividad. Este año, por ejemplo, la filial local de la automotriz italiana FIAT debió suspender al menos una vez su actividad debido al faltante de partes, dijo Pérez Santisteban. (Reporte de Guido Nejamkis)