28 de agosto de 2013 / 13:44 / hace 4 años

ACTUALIZA 3-Argentina reabrirá reestructuración deuda impaga por tiempo indefinido

5 MIN. DE LECTURA

(Agrega citas de ministro de Economía de Argentina)

Por Walter Bianchi

BUENOS AIRES, 28 ago (Reuters) - Argentina dejará abierto por tiempo indefinido el tercer canje de deuda en cesación de pagos que lanzará en menos de una década, dijo el miércoles el Gobierno, en una señal amistosa hacia la Corte Suprema de Estados Unidos mientras estudia si el país debe compensar a bonistas rebeldes.

Con la medida, la nación sudamericana busca mejorar sus relaciones con las cortes federales estadounidenses que han criticado la forma en que manejó su salida de la cesación de pagos de 100.000 millones de dólares en la que entró el 2002 por una fuerte crisis económica.

La propuesta enviada como un proyecto de ley al Congreso, que da una nueva oportunidad a los "holdouts" para cambiar bonos impagos por deuda regularizada, demuestra que Argentina tiene "una profunda vocación" de cumplir compromisos con los acreedores que han aceptado quitas, dándoles a todos la oportunidad de canjear tenencias incumplidas, dijo el ministro de Economía, Hernán Lorenzino.

Cerca de un 93 por ciento de los tenedores de deuda en cesación de pagos entraron a dos reestructuraciones, en el 2005 y en el 2010, que implicaron fuertes quitas en sus tenencias. El resto llevó a Argentina a tribunales en el extranjero para recuperar la totalidad de sus inversiones.

La Corte Suprema estadounidense debe revisar una apelación presentada en junio por el país sudamericano, luego de que una corte en Nueva York dijo que Argentina discriminó a los tenedores de deuda incumplida que se niegan a canjear sus títulos.

La presidenta Cristina Fernández, que se niega a dar a los tenedores rebeldes mejores condiciones de las que recibieron los que entraron a los canjes, anunció el lunes que el país volverá a ofrecerles reestructurar sus bonos.

Pero, a diferencia de los canjes del 2005 y el 2010, el Gobierno pedirá autorización al Congreso para mantener abierta la ventana de la operación por tiempo indeterminado. En las anteriores reestructuraciones los plazos fueron de algunos meses.

"Esta es una propuesta concreta no sólo para ratificar que Argentina tiene voluntad de pago sino que además mantiene esa voluntad de pago que hemos manifestado", dijo Lorenzino al presentar el proyecto ante una comisión del Senado.

El funcionario, en su exposición, afirmó que el proyecto contrarresta uno de los argumentos que llevaron a la justicia estadounidense a dictar fallos contra Argentina, porque supuestamente el país nunca había dado una señal clara de que tenía la voluntad de reabrir el canje de deuda.

Bonistas liderados por los fondos NML y Aurelius, a los que Argentina llama "buitres", han venido litigando para cobrar la totalidad de sus tenencias. Estos ya adelantaron que consideran a la nueva oferta argentina como una "burla".

El viernes pasado, un tribunal de apelaciones de Nueva York complicó aún más el panorama judicial para el país sudamericano, al darle también la razón a los acreedores rebeldes, convirtiendo la apelación que Argentina realizó en junio ante la Corte Suprema en una de sus últimas probabilidades de éxito.

Si el tribunal decide en los próximos meses no tomar el caso argentino, lo que abogados ven altamente posible, Argentina deberá resarcir a los bonistas litigantes. Esto podría hundir al país en un nuevo default porque podrían dictarse embargos sobre los fondos que transfiere al exterior para pagar su deuda regularizada.

Para evitar esto, el Gobierno dijo que ofrecerá a sus acreedores con títulos bajo leyes externas por unos 28.000 millones de dólares canjearlos en las mismas condiciones por otros que se pagarán en Buenos Aires.

Sobre este punto, Lorenzino explicó que "lo interpretamos, lo vemos, como una opción voluntaria, eventual, para los acreedores que crean más conveniente renunciar a los derechos que les da la ley americana y aceptar en los mismos términos para el Estado otra legislación. Esta es una cuestión que preocupa a muchos tenedores".

La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito en Nueva York dijo que Argentina debe pagar 1.330 millones de dólares a una serie de acreedores, aunque aclaró que esta orden quedará en suspenso hasta que se expida la Corte Suprema sobre el caso.

La deuda no reestructurada de Argentina asciende a unos 11.300 millones de dólares incluyendo intereses, según datos oficiales al cierre del 2012.

Argentina dejó de pagar su deuda de unos 100.000 millones de dólares en el 2002 por una fuerte crisis financiera, en lo que fue el mayor incumplimiento de pago de la historia moderna.

Como en la oferta del 2010, los tenedores de deuda en cesación de pagos podrán canjear sus títulos por un menú de tres bonos conformados por el global 2017, el Bono Par y el Bono Discount. (Reporte de Walter Bianchi y Guido Nejamkis, escrita por Alejandro Lifschitz; Editado por Gabriel Burin)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below