26 de junio de 2013 / 14:43 / en 4 años

ACTUALIZA 1-Papa Francisco crea comisión especial de revisión del Banco Vaticano

* Comisión reportará directamente al Papa, evitando burocracia del Vaticano

* El banco está manchado por escándalos desde hace décadas

* Jueces italianos aún investigan supuesto lavado de dinero (Actualiza con más información; cambia redacción)

Por Philip Pullella

CIUDAD DEL VATICANO, 26 jun (Reuters) - El Papa Francisco creó el miércoles una comisión especial para revisar las actividades del controvertido Banco Vaticano, en la que es su maniobra más audaz para tomar el control de una institución que ha avergonzado a la Iglesia Católica durante décadas.

El panel de cinco miembros, que incluye a cuatro prelados y a una profesora de Leyes de Harvard, reportará directamente al Papa pasando por alto la burocracia del Vaticano, que también ha sido manchada por denuncias de escándalos y corrupción.

El Instituto para las Obras de Religión (IOR), como es conocido el banco formalmente, se ha visto empañado por acusaciones que apuntan a que no ha podido cumplir con los estándares de transparencia internacionales que tienen como meta combatir el lavado de dinero y la evasión de impuestos.

La Santa Sede indicó en un comunicado que la comisión, establecida por Francisco con un decreto personal conocido como "chirografo", daría al Papa la oportunidad de "conocer mejor la posición judicial y las actividades del Instituto para permitir una mejor armonización con la misión de la iglesia universal".

Además, informó que la comisión tendría poderes completos para obtener toda la documentación y datos necesarios y que reemplazará a las normas habituales que obligan a las autoridades a respetar el secreto en sus cargos.

El banco seguirá siendo manejado por sus actuales administradores y será supervisado por los entes reguladores existentes, mientras la comisión lleva a cabo sus tareas.

El portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, dijo que el banco no estaba siendo colocado bajo una "administración especial" pero que la comisión tendría amplios poderes para hacer su trabajo.

El decreto firmado por el Papa ordenó que la comisión entregue sus conclusiones y todos los documentos que las justifiquen directamente a él, poco después de haber concluido su trabajo.

Fuentes del Vaticano han dicho que el Papa podría decidir llevar a cabo una reestructuración radical del banco o incluso cerrarlo. En encuentros previos al cónclave que eligió a Francisco, una serie de cardenales cuestionaban incluso si la Santa Sede necesitaba un banco.

CUENTAS BAJO REVISIÓN

El Papa Francisco ha puesto mucho énfasis en modificar la imagen de privilegio de las operaciones de la Iglesia y el nuevo presidente del IOR, Ernst von Freyberg, ha iniciado una revisión de todas sus cuentas y actividades.

La comisión está integrada por un cardenal italiano y otro francés, un obispo español, un monseñor estadounidense y Mary Ann Glendon, profesora de Harvard que es presidenta de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales del Vaticano, y ex embajadora de Estados Unidos en el Vaticano.

El documento que establece la creación de la comisión dice que todos los funcionarios y empleados del banco, así como el personal de otros departamentos de la Santa Sede, tienen que cooperar con el panel.

El comité europeo contra el lavado de dinero, Moneyval, dijo en un informe en julio que el IOR aún debía promulgar reformas para poder cumplir con los estándares internacionales sobre lavado de dinero. El banco se comprometió a enviar un reporte de progreso a Moneyval para fin de año.

Von Freyberg, abogado alemán de 54 años, dijo en una entrevista con Reuters este mes que había iniciado una revisión de las alrededor de 19.000 cuentas que tiene el IOR, la mayoría de ellas propiedad de empleados y departamentos del Vaticano, órdenes de sacerdotes y monjas y organizaciones benéficas.

El banco gestiona activos por un valor de 7.100 millones de dólares y tiene ganancias de 86,6 millones de euros (114,3 millones de dólares), usadas para apoyar las actividades de los católicos en todo el mundo. La entidad no presta dinero.

El año pasado, el Vaticano detectó seis presuntos intentos de usar a la Santa Sede para lavar dinero. Al menos otros siete se han detectado en lo que va de este año.

El banco está tratando de limpiar su imagen tras una historia de escándalos que alcanzó su pico en 1982, cuando se vio enredado en la quiebra del italiano Banco Ambrosiano, cuyo presidente -Roberto Calvi- fue hallado colgado del Puente Blackfriars en Londres.

En el 2010, magistrados de Roma que investigaban casos de lavado de dinero congelaron 23 millones de euros (33 millones de dólares) que el IOR tenía en un banco italiano. El IOR dijo que estaba transfiriendo sus propios fondos entre cuentas en Italia y Alemania. El dinero fue liberado en junio del 2011, pero la investigación continúa.

Reporte de Philip Pullella. Traducido al español por Damián Pérez; Editado por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below