Papa Francisco y presidente salvadoreño discuten beatificación de arzobispo asesinado

jueves 23 de mayo de 2013 11:23 ART
 

Por Philip Pullella

CIUDAD DEL VATICANO, 23 mayo (Reuters) - El presidente de El Salvador se reunió el jueves con el Papa Francisco para instarlo a encaminar el proceso hacia la santidad del arzobispo salvadoreño Oscar Romero, asesinado por un escuadrón de la muerte derechista en 1980.

El proceso de canonización de Romero se paralizó durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI debido a la cercanía del sacerdote con la Teología de Liberación, un movimiento radical que hacía hincapié en la ayuda a los pobres y en la justicia social.

El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, dijo antes de partir a Roma que el objetivo principal de su visita era instar al Papa a avanzar con la beatificación de Romero, el penúltimo paso antes de ser consagrado santo por la Iglesia Católica.

Romero, arzobispo de San Salvador, fue asesinado a tiros el 24 de marzo de 1980 mientras celebraba una misa en la capilla de un hospital. El sacerdote frecuentemente denunciaba la represión y la pobreza en sus homilías semanales.

El asesinato fue uno de los más impactantes del largo conflicto entre una serie de gobiernos apoyados por Estados Unidos y rebeldes izquierdistas, en el que miles de personas fueron asesinadas por escuadrones de la muerte derechistas y militares.

Nadie fue llevado ante la justicia por el asesinato, aunque el ex mayor del Ejército Roberto D'Aubuisson, que murió en 1992, es ampliamente vinculado con el crimen.

Anteriores gobiernos derechistas salvadoreños no han visto de la mejor manera la posibilidad de que Romero, un ícono para los movimientos de liberación de América Latina, pueda convertirse en santo. Pero el izquierdista Funes pidió perdón en nombre del Estado en el 2010 por el asesinato, en el marco de su trigésimo aniversario.

Funes entregó el jueves al Papa Francisco un relicario adornado con un trozo de la vestimenta que Romero llevaba cuando le dispararon. El relicario, que tiene un fragmento de la ropa manchada de sangre del sacerdote, dice: "Oscar Romero, guía espiritual de El Salvador".   Continuación...