Congreso argentina aprueba polémica reforma a ente judicial

miércoles 8 de mayo de 2013 21:43 ART
 

BUENOS AIRES, 8 may (Reuters) - El Congreso argentino convirtió en ley el miércoles una reforma al Consejo de la Magistratura, el ente que controla la actividad de los jueces, que dispone que una mayoría de sus miembros sea electa por voto popular y cambia los procedimientos de remoción de magistrados.

La reforma, propuesta por el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández con el argumento de que es necesario "democratizar el Poder Judicial", es resistida por empleados y miembros de la justicia, que aseguran que el Poder Ejecutivo busca controlar su actividad.

La reforma fue aprobada por el Senado con 38 votos a favor y 30 en contra gracias al masivo respaldo de las fuerzas del oficialismo y sus aliados.

La propuesta es blanco de críticas de asociaciones de magistrados como la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil de Buenos Aires, que dijo que provocaría una politización de la justicia, afectando la división de poderes.

La reforma "dejaría temas de trascendencia institucional, como la elección y remoción de jueces, a la decisión del partido gobernante de turno, vulnerando el principio de independencia judicial", consideró la cámara.

El senador oficialista Marcelo Fuentes, férreo defensor de la reforma, dijo que "se extienden derechos o se pone coto a privilegios" y aseguró que "todos los partidos políticos que puedan presentar candidatos a presidente van a poder presentar candidatos a consejeros" en el consejo.

La norma, que se espera sea objeto de demandas de declaración de inconstitucionalidad, se suma a otras iniciativas aprobadas por el Congreso recientemente que también fueron criticadas por opositores que consideran que el Gobierno busca aumentar su influencia sobre el Poder Judicial y obstaculizar las demandas contra el Estado.

Entre las iniciativas aprobadas previamente se encuentran las limitaciones al dictado de medidas cautelares contra decisiones del Estado y la creación de nuevas cámaras.

Juristas advirtieron que esas nuevas cámaras obstaculizarán el acceso a la justicia o demorarán la definición de causas y también que serán integradas por jueces que podrían ser removidos fácilmente, condicionando el dictado de sentencias.

Además de los empleados de la justicia y asociaciones de jueces, la Relatora Especial de la ONU sobre la independencia de los magistrados y abogados criticó la reforma y llamó al Gobierno argentino a reconsiderar sus proyectos, pero su declaración fue repudiada por Buenos Aires. (Reporte de Guido Nejamkis)