Partido de presidente electo Paraguay gana fuerza en Congreso, pero necesitará alianzas

lunes 22 de abril de 2013 15:32 ART
 

* Colorados logran mayoría en Diputados, mejoran posición en
Senado
    * Cartes en posición cómoda para buscar alianzas

    Por Daniela Desantis
    ASUNCION, 22 abr (Reuters) - El presidente electo de
Paraguay, Horacio Cartes, tendrá una cómoda posición para
impulsar proyectos y sellar alianzas políticas que faciliten su
aprobación, luego de que el conservador Partido Colorado que
representa obtuvo mayoría en la Cámara de Diputados y aumentó
sus escaños en el Senado.
    Cartes obtuvo un 46 por ciento de los votos -nueve puntos
por encima de su más cercano rival- en las elecciones generales
del domingo, que marcaron el regreso al poder la agrupación
política que gobernó el país durante seis décadas hasta el 2008.
    El Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) informó el
lunes que el Partido Colorado obtuvo 19 bancas en el Senado de
45 miembros, cuatro lugares más respecto a la actual
conformación. 
    En la cámara baja, de 80 diputados, los colorados sí
alcanzarán una mayoría simple, dijo a Reuters el coordinador
general de las elecciones Luis María Ljubetic, tomando como base
los resultados preliminares oficiales del TSJE. Cálculos
extraoficiales muestran que tendría 44 bancas. 
    El partido habría ganado también la mayoría de los gobiernos
departamentales.
    Este contexto le daría al acaudalado empresario de 56 años,
que ingresó a la política hace solo cuatro, cierta autonomía.
    "Todos queremos infraestructura, aeropuertos, puertos,
autopistas, hospitales, pero si tenemos este número de pobres en
una gestión, es un fracaso. Así que mi gran compromiso es la
pobreza", dijo Cartes el domingo a la radioemisora Ñandutí.
   
    Pero su agenda de reformas no ha sido del todo precisa
durante una campaña marcada por acusaciones personales, en las
que sus rivales lo acusaron de tener vínculos con el
narcotráfico y lavado de dinero, que él rechaza.
    Cartes "está frente de un partido gigantesco que está
cercano a tener mayoría propia en el Parlamento, pero no sabemos
qué piensa sobre los grandes problemas nacionales porque nunca
habló de eso", dijo el analista Alfredo Boccia, de la
organización sin fines de lucro Desarrollo en Democracia.
    Paraguay, un productor de materias primas, tiene a casi un
40 por ciento de su población viviendo en la pobreza. La
indigencia se concentra en el sector rural y es resultado de un
proceso de mecanización creciente durante las últimas dos
décadas. 
    "Tenemos un 30 por ciento de hambrientos en el campo en un
país que históricamente es productor de alimentos (...) la
actual política de desigualdad no es sustentable", dijo el
analista político José Carlos Rodríguez.
    Los conflictos por la tierra entre campesinos pobres y ricos
terratenientes se han incrementado y algunos expertos creen que
podría agudizarse si no se toman medidas pronto. 
    Precisamente un confuso hecho de violencia rural llevó a la
destitución del ex presidente Fernando Lugo a mediados del 2008
y dejó en el Gobierno al actual mandatario Federico Franco.
            
    MODERNIZACION DEL ESTADO
    Uno de los asuntos que el presidente electo prometió abordar
es la modernización de un Estado frecuentemente salpicado por
denuncias de corrupción, un compromiso que podría generarle
roces al interior de su propio partido.
    "El riesgo de la corrupción puede aumentar en el mediano
plazo y resultar en riesgos tanto en términos de reputación como
legales para las compañías operando en el país", dijo Jimena
Blanco, analista senior para Latinoamérica de la firma de
análisis Maplecroft.   
    El nuevo Congreso que entrará en funciones el 1 de julio
tendrá por primera vez a la izquierda como tercera fuerza y al
ex mandatario Lugo como uno de sus líderes.

 (Reporte adicional de Hilary Burke y Mariel Cristaldo; Editado
por Silene Ramírez)