Congreso paraguayo rechaza impuesto a la exportación de granos

miércoles 10 de abril de 2013 18:29 ART
 

ASUNCION, 10 abr (Reuters) - La Cámara de Diputados de Paraguay rechazó el miércoles un impuesto a la exportación de granos que era resistido por el poderoso gremio de productores de soja, tras considerar que sólo beneficiará a las multinacionales que operan en el país.

El proyecto había sido aprobado por el Senado en diciembre y establecía un impuesto del 10 por ciento a las exportaciones de soja, trigo, maíz y girasol sin procesar. Los diputados propusieron estudiar en su reemplazo una iniciativa que grava la renta agropecuaria.

"Las multinacionales (que exportan los granos) van a trasladar el costo al productor. Con este proyecto estaríamos destruyendo la producción nacional que es el sustento de la economía paraguaya", dijo en la sesión el diputado Luis Gneiting, del opositor Partido Colorado.

El rechazo se produce a menos de dos semanas de las elecciones generales. Gneiting es candidato a gobernador en uno de los principales departamentos productores de soja del país.

Los defensores del impuesto aseguraban que buscaba promover la industrialización local de los granos, que está siendo impulsada con la instalación de fábricas procesadoras de las multinacionales Archer Daniels Midland [ADM>N], Bunge, Louis Dreyfus Commodities y Noble.

"Vamos a terminar cargando ese 10 por ciento no a las multinacionales -ellos están contentísimos con este proyecto porque le vamos a financiar sus fábricas- sino a los que trabajan de sol a sol el campo", dijo el diputado Sebastián Acha, del derechista partido Patria Querida.

Ningún diputado argumentó a favor del proyecto.

Paraguay produce entre 12 y 15 millones de toneladas de granos anualmente y espera levantar en este ciclo un récord de 8,4 millones de toneladas de soja. La cosecha de maíz, la segunda en importancia después de la soja, fue de 3,1 millones de toneladas en el 2011, según datos oficiales.

La Cámara de Diputados tiene pendiente el estudio de otra iniciativa que modifica la renta agropecuaria llevándola a una tasa única del 10 por ciento, a diferencia del actual gravamen ligado a la superficie de explotación. (Reporte de Daniela Desantis. Editado por Damián Wroclavsky)