10 de abril de 2013 / 22:04 / hace 4 años

Cameron dice Thatcher hizo grande a Reino Unido, pero críticas continúan

* Cameron elogia a "líder extraordinaria" que definió una época

* Debate parlamentario expone divisiones sobre legado de Thatcher

* Muchos legisladores laboristas boicotean debate

Por Andrew Osborn y Peter Griffiths

LONDRES, 10 abr (Reuters) - El primer ministro británico, David Cameron, brindó el miércoles un emotivo tributo a Margaret Thatcher en el Parlamento, pero sus opositores políticos boicotearon el debate sobre su legado, en un hecho que deja en evidencia cuán divisiva sigue siendo su figura aún después de su muerte.

A los legisladores se les citó cuando estaban en medio de un receso por la muerte de una figura pública por primera vez desde el fallecimiento de la Reina Madre Isabel en el 2002, lo que refleja el lugar que "la Dama de hierro" ocupa en la historia.

Thatcher, que murió el lunes a los 87 años a causa de un accidente cerebro-vascular, no sólo ganó tres elecciones para convertirse en el líder británico que pasó más tiempo en el cargo en el siglo XX, sino que además reformuló la política de su país, haciendo que su condición de mujer fuera casi un detalle fortuito de su figura.

"Ella definió el mapa político por el que todavía navegamos hoy", dijo Cameron, que vestía traje y corbata negros. "Ella creó la atmósfera política, hizo historia y -que este sea su epitafio- hizo que nuestro país fuera grande de nuevo", afirmó.

Legislador tras legislador del gobernante Partido Conservador de Thatcher se puso de pie en la Cámara baja del Parlamento para describir cómo la ex primera ministra les había inspirado, y muchos hicieron comparaciones con el héroe de tiempos de guerra Winston Churchill.

Entre sus logros mencionaron su rol en terminar con la Guerra Fría, su férrea defensa de los derechos británicos en la Unión Europea, su liderazgo durante la Guerra de las Islas Malvinas de 1982 contra Argentina y la liberalización de la economía británica.

Varias personas colocaron tulipanes y azucenas a los pies de la estatua de Thatcher fuera de la cámara del Parlamento.

Pero tanto en la vida como en la muerte sus políticas provocaron una furiosa aversión, y muchos críticos destacaron el lado oscuro de su gobierno.

ESCAÑOS VACIOS DE OPOSITORES

Decenas de legisladores del opositor Partido Laborista, que tiene 255 puestos en el Parlamento de 650 bancas, boicotearon el debate y dejaron vastos espacios vacíos en la Cámara.

Unas pocas horas después de iniciado el debate, apenas una decena de miembros laboristas participaba.

George Galloway, un destacado legislador del partido socialista Respeto, dijo que no tenía interés en asistir a una "elegía organizada por el Estado".

Numerosos legisladores laboristas del norte de Inglaterra, que fue testigo del colapso o contracción de industrias como la minería del carbón y la construcción de barcos, hicieron referencia al resentimiento que Thatcher dejó a su paso.

"Esto se ha convertido en un debate público sobre el legado de Margaret Thatcher", dijo al Parlamento Chi Onwurah, una legisladora laborista que representaba a la ciudad norteña de Newcastle, en Inglaterra.

"Las palabras no pueden expresar el rechazo visceral con que algunos de mis colegas se refieren a Margaret Thatcher", aseveró.

Agregó que las políticas de Thatcher habían destruido empleos, industrias y comunidades, sin ofrecer nada a cambio a las víctimas.

Cameron admitió que Thatcher no era universalmente popular, pero dijo que había modificado el orden de la post guerra en Gran Bretaña, al ganar batallas sobre la reforma a los sindicatos, las armas nucleares y el control estatal sobre las industrias.

Esas divisiones siguen siendo tan profundas que los planes para el funeral del próximo miércoles podrían convertirse en un dolor de cabeza en términos de seguridad.

Las fiestas en varias ciudades británicas que celebraban su fallecimiento terminaron con numerosos arrestos y los medios reportaron detenciones preventivas de agitadores conocidos antes de que viajaran al funeral, como parte de una operación de seguridad apodada "True Blue".

Cientos de policías y soldados tendrán que custodiar a los manifestantes que intentaran interrumpir el funeral y también deberán estar alertas a las actividades de grupos disidentes en Irlanda del Norte que se oponen al control británico. (Reporte de Estelle Shirbon y Jason Webb. Editado en español por Marion Giraldo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below