9 de abril de 2013 / 0:52 / hace 5 años

ACTUALIZA 3-Maduro promete combatir corrupción en Venezuela, opositor Capriles culpa a Gobierno

* Las leyes venezolanas prohíben la difusión de encuestas dentro del país una semana antes de los comicios

* Oficialista dice dará su vida para combatir corrupción

* Capriles culpa al Gobierno de males en Venezuela

* A días de las presidenciales, Maduro lidera sondeos

* Siete lesionados deja enfrentamiento en plaza de Caracas (Actualiza con cifra de lesionados, detalles)

Por Deisy Buitrago y Diego Oré

CARACAS, 8 abr (Reuters) - El candidato oficialista a la presidencia de Venezuela, Nicolás Maduro, prometió el lunes luchar contra la corrupción y la burocracia, en un inusual reconocimiento público de uno de los males que sigue latente en el país petrolero tras 14 años de Gobierno socialista.

A pocos días de la elección del sucesor del fallecido Hugo Chávez, el aspirante opositor, Henrique Capriles, retrucó inmediatamente culpando al Gobierno de ineficiencia en la resolución de los principales problemas que aquejan a la población como la inseguridad, el desabastecimiento y los constantes apagones.

Al cruce de palabras entre los candidatos se sumó un enfrentamiento entre personas identificadas como seguidores del oficialismo y jóvenes opositores, que dejó un saldo de siete lesionados, según versiones oficiales.

“Voy a perseguir la corrupción esté donde esté, voy a combatir la corrupción con mi vida misma si es necesario. Aquí no hay intocables”, prometió Maduro desde la ciudad de Maturín, en el este del país.

“Tenemos grandes retos contra el burocratismo, la corrupción y la indolencia de algunos funcionarios que se hacen de la vista gorda con los problemas del pueblo”, agregó el también presidente interino prometiendo la “misión eficiencia o nada”.

Durante los 14 años que Chávez gobernó Venezuela, problemas de larga data como la inseguridad y las fallas eléctricas se agudizaron obligando al entonces mandatario a reconocerlos, pero sin resultados concretos.

Varios actos de corrupción han salido a la luz en organismos públicos. Uno de los más sonados se produjo en el 2011 cuando millones de kilos de comida importada por la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) fueron hallados podridos en contenedores en momentos en que la población se quejaba de desabastecimiento.

A pesar de ello, el líder socialista gozó de gran popularidad, en parte, por la implementación de decenas de programas sociales para los menos favorecidos que alimentó con una jugosa chequera petrolera.

En cada alocución, Maduro nombra a su desaparecido jefe hasta el hartazgo intentando empaparse de su popularidad y hasta se ha autodenominado “hijo de Chávez”.

La gran mayoría de encuestas de intención de voto para las elecciones del domingo colocan a Maduro, un ex chofer de autobús de 50 años, a la cabeza de las preferencias por al menos 10 puntos sobre Capriles.

Un sondeo de la respetada firma Datanálisis, divulgado el lunes por uno de sus clientes, reveló que Maduro tiene una intención de voto del 50,2 por ciento frente al 32,4 por ciento de Capriles.

Es el rango más grande que ha registrado la firma, que el mes pasado dio a Maduro una intención del voto del 49,2 por ciento, frente al 34,8 por ciento de Capriles.

Casi en simultáneo a la promesa de Maduro del lunes, el joven opositor de 40 años enfiló sus baterías contra los gobiernos chavistas.

“Ni los trabajadores ni el pueblo pueden pagar los platos rotos, porque aquí se va la luz por culpa del Gobierno”, dijo Capriles desde el estado Guárico, en el centro del país.

Además, volvió a pedirle a sus seguidores que no abandonen los centros de sufragios para “cuidar los votos”, en un reclamo que ha acompañado de denuncias de ventajismo y uso de recursos públicos para beneficiar la campaña oficialista.

Un representante del comando de campaña de Capriles denunció un presunto plan de los partidarios de Maduro para “sembrar” explosivos y armas de largo alcance a varios líderes de la oposición.

La acusación se produce días después de que Maduro aseguró que la inteligencia venezolana tiene indicios de planes de desestabilización previos a las elecciones del domingo, con el objetivo final de asesinarlo.

VIOLENCIA

En el este de Caracas, bastión opositor, un grupo identificado con ropa, propaganda y banderas del oficialismo intentó desalojar de una plaza a partidarios de la oposición, lo que provocó un enfrentamiento a palos y piedras, en una muestra de la polarización del país.

El enfrentamiento dejó a siete personas “lesionadas”, según informó el ministro del Interior, Néstor Reverol.

Los opositores acampaban en el lugar, pidiendo elecciones “limpias y transparentes”.

Maduro condenó el altercado y señaló que “la infiltración existe” al poner en duda el que los agresores hayan sido verdaderos chavistas.

“Si fuese un grupo, que lo dudo, supuestamente radical o radicaloide también va a pagar porque está poniendo en juego la seguridad de la patria en un momento clave, donde estamos defendiendo el legado de Hugo Chávez”, sostuvo.

“No me calo el chantaje de nadie y pido al pueblo apoyarme (...) me la juego completa por la paz de Venezuela”, añadió. (Reporte adicional de Eyanir Chinea y Mario Naranjo. Editado por Silene Ramírez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below