8 de abril de 2013 / 14:29 / en 4 años

Meteorólogos en EEUU ajustan técnicas de pronósticos tras sorpresiva sequía 2012

CHICAGO, 8 abril (Reuters) - Los meteorólogos no pudieron predecir a tiempo la sequía que golpeó Estados Unidos el 2012, la peor en varias décadas, que hizo que los precios mundiales de los alimentos alcanzaran máximos históricos y que le costó al Gobierno un récord de 16.000 millones de dólares en pagos de seguros de cosecha.

Es por eso que este año, al comenzar la siembra de la temporada, los meteorólogos están ajustando sus técnicas de pronóstico, intentando aprender de lo que salió mal y usando datos del clima del 2012 para lo que esperan será un mejor sistema de alertas tempranas.

“La sequía del 2012 fue de tal singularidad que sólo se repite unas pocas veces por siglo”, dijo Harvey Freese, un destacado meteorólogo privado.

“El año 1934 realmente comenzó a aparecer en nuestras comparaciones analógicas de años anteriores, pero probablemente apenas nos atrevimos a pensar en la posibilidad”, dijo Freese.

Tanto los meteorólogos como sus clientes consideran que es necesario realizar mejoras sobre lo que ocurrió en la primer mitad del 2012.

“La gente la está llamando una ‘sequía relámpago’ porque se desarrolló muy repentinamente”, dijo Siegfried Schubert, un científico investigador de la NASA, recordando la temporada seca que comenzó el invierno boreal pasado, se mantuvo en la primavera y el verano y continúa en el oeste del área productora de maíz y en el sur de los Grandes Llanos de Estados Unidos.

“No creo que hubo modelos que previeron eso”, dijo Schubert.

Servicios meteorológicos bien establecidos como MDA EarthSat Weather, Commodity Weather Group, World Weather, Freese-Notis y otros fueron tomados por sorpresa.

Operadores en materias primas y analistas de granos pagan mucho por pronósticos que pueden ser confiables con hasta tres meses de antelación, pero ninguna de las firmas dio una notificación previa de la sequía del año pasado durante el invierno o principios de la primavera boreal.

Los meteorólogos dependen de condiciones climáticas para pronosticar tendencias a largo plazo en Estados Unidos, como los fenómenos La Niña y El Niño, atados a cambios de temperatura en la superficie marítima en el sur del Océano Pacífico.

Hace un año, meteorólogos dijeron que el fenómeno La Niña, el segundo más fuerte en registro, se desvaneció en el invierno boreal de 2012, cuando comenzó un calentamiento de la superficie del mar.

Los meteorólogos tomaron eso como una señal que la zona cerealera de estados Unidos experimentaría una temporada de cultivo bastante normal. Sin embargo, ignoraron datos atmosféricos que podrían haber dado indicios sobre la llegada de la sequía.

“A pesar de que los océanos estaban actuando como que ya no estaban en La Niña, la atmósfera estaba actuando como si lo estuviéramos”, dijo Joel Widenor, director agrícola de Commodity Weather Group.

“Desgraciadamente, no prestamos atención a eso lo suficientemente rápido para ajustar nuestros pronósticos la primavera pasada. Es algo que estamos observando este año. Creemos que fue un factor bastante importante el año pasado”, dijo Widenor.

(Reporte de Christine Stebbins)

REUTERS MFF MV (Reporting by Monica Vargas)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below