REPORTE ESPECIAL-Lealtad, poder y revolución, Hugo Chávez de cerca

viernes 5 de abril de 2013 17:15 ART
 

* Versión PDF de esta nota: link.reuters.com/byp27t

Por Enrique Andres Pretel

CARACAS, 5 abr (Reuters) - El 24 de junio de 1998, el profesor Agustín Blanco Muñoz viajó al Campo de Carabobo para entrevistar al entonces candidato Hugo Chávez después del tradicional desfile militar que marca cada año la batalla clave para la independencia de Venezuela. Ese día fue toda una revelación.

El joven aspirante, molesto porque le habían prohibido subir a la tribuna de honor, se vio de pronto sorprendido por decenas de personas que comenzaron a pedirle autógrafos, a darle abrazos y besos. Las mujeres gritaban su nombre, los hombres le palmeaban confiados la espalda. Él sonreía.

La multitud creció y durante dos horas no pudo moverse. Algunos, emocionados, se persignaron después de tocarlo.

Sorprendido, el historiador les preguntó por qué se santiguaban. "¿No te das cuenta?", respondió uno sin vacilar. "Ese hombre tiene mucha magia".

Para aquel entonces, el díscolo soldado ya era toda una celebridad después del enigmático "por ahora" con el que asumió el fracaso de su golpe de Estado la madrugada del 4 de febrero de 1992, una promesa grabada a fuego en la memoria colectiva de un país hastiado por décadas de corrupción y crisis económicas.

"Pero en ese momento me di cuenta de que estábamos en presencia de un fenómeno con pocos precedentes en nuestra historia contemporánea. El mesianismo", recuerda Blanco, quien lo entrevistó 14 veces entre 1995 y 1998 para su libro "Habla el Comandante" antes de convertirse en un frontal opositor.

Su muerte por un cáncer en pleno apogeo de la revolución socialista reveló el fenómeno en toda su magnitud: Elevado a los altares con ardor religioso por sus seguidores y denostado con igual intensidad por sus enemigos, sus 14 años en el poder seguirán resonando en la nación petrolera durante generaciones.   Continuación...