13 de agosto de 2012 / 17:28 / hace 5 años

COLUMNA-Demanda china de soja bajará, precios caerían: Russell

(Clyde Russell es un analista de mercado de Reuters. Las opiniones expresadas son personales.)

Por Clyde Russell

LAUNCESTON, Australia, 13 ago (Reuters) - Por más extraño que suene, el aumento de las importaciones chinas de soja al máximo en 25 meses y la caída de 12 por ciento en la previsión del cultivo estadounidense probablemente impliquen que es posible que desciendan los precios de la oleaginosa.

Si bien estos dos factores sin duda son razones clave de porqué los precios de la soja marcaron sus récord el mes pasado en el mercado de Chicago, esencialmente ahora son historia, y serían reemplazados por otros acontecimientos que presionarán los valores a la baja.

China, el mayor comprador mundial de soja, importó 5,87 millones de toneladas en julio, un incremento del 4,4 por ciento desde el mes previo, a medida que las instalaciones de molienda acumulaban existencias durante el período de mayor consumo.

No obstante, este nivel de importaciones podría no repetirse en los próximos meses pues los altos precios estadounidenses frenan las importaciones e incluso provocan cancelaciones de embarques, además de aumentos de la producción doméstica.

Aunque la estacionalidad es un factor en la demanda china de soja, con máximos alrededor de mediados de año, los precios también tienden a afectar a las importaciones.

Cuando los futuros del mercado de Chicago se elevaron el 34 por ciento entre marzo y junio del 2009, las importaciones chinas se contrajeron el 46 por ciento desde junio a octubre de ese año.

Similarmente, un incremento de 63 por ciento en el valor de la soja entre inicios de junio del 2010 y febrero del 2011 fue acompañado por un desplome de las importaciones chinas de 58 por ciento desde noviembre del 2010 a febrero del año pasado.

El repunte actual de la soja acumula un 43 por ciento desde mediados de diciembre, y si se repite el patrón anterior, esto significa que las importaciones de China podrían colapsar en los próximos meses a niveles más cercanos a las 3 millones de toneladas.

También existe la posibilidad de que el cultivo doméstico de China reciba el impulso del fenómeno climático de El Niño.

Este evento, causado por el calentamiento de la superficie del mar en el Pacífico, normalmente lleva un clima más seco a las zonas sojeras de China, lo que podría ser favorable durante la temporada de otoño.

El mismo patrón climático ayudaría a elevar la recolección de Argentina, el tercer exportador global de soja detrás de Estados Unidos y Brasil.

De hecho, Brasil podría sobrepasar a Estados Unidos pues también espera una producción fuerte en el ciclo 2012-13.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) rebajó su proyección de la producción de soja a 2.692 millones de bushels desde 3.050 millones en julio. La nueva estimación equivale a alrededor de 73,3 millones de toneladas, unas 9,7 millones de toneladas menos que la cifra de julio.

Para Brasil, se prevé un incremento de la producción de 3 millones de toneladas a 81 millones de toneladas, al tiempo que Argentina crecería en 14 millones de toneladas a 55 millones.

Parecería que la producción sudamericana extra compensará con creces las pérdidas en Estados Unidos, pero también tardará en llegar al mercado, explicando así por qué los futuros a corto plazo en Chicago tienen una prima sobre los meses más lejanos.

Pero incluso los contratos más cercanos podrían estar excediéndose en precio, ya que un reporte gubernamental estadounidense dijo la semana pasada que los compradores chinos cancelaron un total neto de compras de 163.000 toneladas de soja, llevando las ventas netas al mínimo en casi 14 meses.

Eso encaja tanto con la estacionalidad de las importaciones chinas de soja como con la historia de los declives de las compras tras los fuertes avances de los precios.

La prima de la soja referencial a tres meses en Chicago ahora es de 11,1 por ciento sobre el contrato a seis meses, un alza desde 5,5 por ciento hace tres meses y de solo 0,7 por ciento hace seis meses.

Aunque no es sorprendente que los futuros de plazos cortos hayan respondido a la sequía que afecta a Estados Unidos y las mayores importaciones chinas de soja, el diferencial comienza a parecer demasiado grande y debería reducirse en los próximos meses.

(editado en español por Gabriel Burin)

REUTERS GB IG

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below