ANALISIS-El Niño favorecerá cultivos Argentina, pero hay riesgos

jueves 9 de agosto de 2012 16:53 ART
 

* Analistas esperan una amplia cosecha en ciclo 2012/13
    * Sin embargo, las lluvias de El Niño podrían ser dispares
    * También podría provocar fuertes oscilaciones térmicas e
inundaciones

    Por Nicolás Misculin
    BUENOS AIRES, 9 ago (Reuters) - El Niño traerá lluvias que
beneficiarán a la soja y maíz de Argentina en la campaña
2012/13, pero el fenómeno climático generará precipitaciones
dispares y oscilaciones térmicas que podrían afectar la cosecha
en algunas áreas tras dos temporadas de sequías.
    Varios analistas esperan que la temporada 2012/13 sea récord
gracias a las abundantes precipitaciones y a los altos precios
internacionales que registran los dos cultivos más importantes
del país, uno de los mayores proveedor global de alimentos.
    Sin embargo, las lluvias previstas a partir de noviembre no
cubrirán de forma pareja todo el territorio agrícola, lo que
podría derivar en una escasa humedad para muchas áreas y en
inundaciones para otras.
 
    "Las condiciones meteorológicas están dadas para que sea una
muy buena campaña. Maíz y soja van a ser los cultivos más
elegidos por los productores argentinos, por el clima y por el
contexto internacional de precios", dijo a Reuters Leonardo De
Benedictis, analista climático de la consultora Clima Campo.
    De Benedictis aclaró que, pese a que el invierno austral fue
muy seco, hay perspectivas de lluvias favorables para agosto y
septiembre, lo que permitiría a las tierras rurales llegar con
buenas condiciones de humedad hasta fin de octubre o noviembre,
cuando comenzará a hacerse sentir El Niño.
    En línea con esta perspectiva, la Bolsa de Comercio de
Rosario informó el miércoles que "las precipitaciones
registradas durante la primera semana de agosto superaron
holgadamente los totales del bimestre junio-julio y llegaron a
tiempo para dar alivio a la escasez de agua que estaba
padeciendo la zona núcleo".
    Estas lluvias han servido también para impulsar al trigo, un
grano que no sería tan favorecido por las lluvias de El Niño al
sembrarse en pleno invierno austral, cuando aún estaban
presentes los efectos secos de La Niña, que golpeó a la región
en las dos últimas campañas.
    De todos modos, el panorama para la próxima temporada es aún
incierto para varios especialistas.
    "Viene El Niño, pero tampoco va a llover sin parar",
advirtió Eduardo Sierra, responsable de los informes
meteorológicos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.
    La institución pronosticó esta semana que la superficie
destinada al maíz de uso comercial caerá un 20 por ciento en el
ciclo 2012/13 respecto de la temporada previa a sólo 3,1
millones de hectáreas, por dificultades financieras tras la
última sequía. 
    La siembra del maíz comenzará a fin de agosto, mientras que
la de soja lo hará en los últimos días de septiembre. Argentina
es el segundo exportador mundial del cereal y el tercero de la
oleaginosa.
    
    NIÑO DÉBIL
    El Niño -que es la contracara de La Niña- consiste en una
desaceleración de los vientos ecuatoriales (alisios) que provoca
un calentamiento del Pacífico del Ecuador y fuertes lluvias en
gran parte de Argentina, en Uruguay y en el sur de Brasil.
    Mientras que habitualmente el paso de El Niño a La Niña
estaba mediado por una temporada neutral, en los últimos años se
ha repetido un escenario climático con una alternancia de los
dos eventos sin transiciones, que implicó abruptos saltos de
ciclos de abundantes lluvias a extensas sequías.  
    Luego de dos campañas con escasa humedad en Argentina, los
efectos de El Niño serían moderados en la nueva temporada.
    "Hasta el momento el evento (El Niño) podría tener una
intensidad débil o, con menor probabilidad, moderada, y el
momento de ocurrencia del máximo se observaría en el trimestre
octubre-diciembre de 2012", de acuerdo con un informe del
Instituto de Clima y Agua, un ente oficial.
    Según el Servicio Meteorológico Nacional de Argentina, la
probabilidad de que El Niño arribe al país a partir de
septiembre es del 77 por ciento.
    La Bolsa de Cereales de Buenos Aires señaló en su último
reporte climático que "deberá tenerse en cuenta que el episodio
doble de La Niña, que afectó negativamente a las dos campañas
agrícolas precedentes, producirá una fuerte acción residual".
    La institución dijo que, pese al panorama climático
favorable, hay diversos riesgos latentes para la temporada
2012/13.
    Entre otros peligros, destaca la posibilidad de fuertes
oscilaciones térmicas, de precipitaciones desparejas -que
podrían llegar tarde para el norte del país- y de inundaciones a
partir de intensas lluvias y de la crecida de ríos que cruzan la
región agrícola.
    El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por
su sigla en inglés) prevé que la cosecha argentina de soja
alcance un récord de 55 millones de toneladas en el ciclo
2012/13, por encima de los escasos 41 millones de la temporada
previa.
    Estimó que la producción de maíz del país sudamericano será
de 25 millones de toneladas en la campaña que está a punto de
comenzar, frente a los 21 millones del ciclo 2011/12.
    El Ministerio de Agricultura de Argentina aún no difundió
una estimación de cosecha para ninguno de los dos cultivos.

 (Editado por César Illiano)