ANALISIS-Venezuela se suma a un Mercosur reducido a foro político

lunes 30 de julio de 2012 16:48 ART
 

* Venezuela se une al Mercosur después de seis años de
espera
    * El bloque pierde atractivo para inversores por pujas
comerciales internas
    * La unión aduanera se redujo a foro de políticos de
izquierda

    Por Guido Nejamkis
    BUENOS AIRES, 30 jul (Reuters) - Venezuela se unirá esta
semana con pompa a una unión aduanera Mercosur que quedó
reducida a un foro político por sus pujas comerciales internas.
    Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay pusieron en marcha el
Mercosur en 1995 para permitir que el comercio fluya entre sus
fronteras y atraer inversiones de escala al estilo de la Unión
Europea y el Tratado de Libre comercio de América del Norte.
    Casi dos décadas después, el bloque languidece por las
peleas comerciales entre sus principales miembros, que intentan
blindar su balanza comercial de la crisis financiera global con
medidas proteccionistas.
 
    Críticos aseguran que el Mercosur se redujo a un espacio
político entre líderes de centroizquierda desde donde Brasil
construye su creciente influencia regional y global, mientras
que para los miembros más pequeños es útil como espacio de
diálogo con sus vecinos. 
    Según analistas, la reciente decisión del bloque de permitir
el ingreso de Venezuela, uno de los mayores exportadores de
crudo del mundo, sigue a la lógica de reforzar su poder de
influencia. 
    Argentina ha venido restringiendo en los últimos meses el
ingreso de productos brasileños para proteger el superávit
comercial con el que financia a su economía, aislada del mundo
por las políticas económicas intervencionistas de la presidenta
Cristina Fernández.
    Brasilia le respondió frenando el ingreso de productos
frescos.   
    La estadounidense McCain, por ejemplo, debió suspender a
fines de junio cientos de trabajadores en Buenos Aires porque no
podía suministrar sus papas fritas a los locales de McDonalds
 y Burger King en Brasil. La compañía se
estableció en 1995 en Argentina con la mira puesta sobre el
mercado brasileño. 
    "Las trabas brasileñas ocasionaron a McCain más costos que
las suspensiones y la pérdida de ventas por 60 días. Tuvo que
abastecer el mercado brasileño desde Canadá y desde Europa y
alquilar depósitos para almacenar parte de la producción que no
pudo vender", dijo un portavoz de la empresa en Buenos Aires.
    A Uruguay tampoco le fue mejor. Sus tres únicas
ensambladoras de autos amenazaron con cerrar, y preventivamente
enviaron a cientos de trabajadores al seguro de paro, porque
Argentina y Brasil restringieron el ingreso de sus vehículos.
    Argentina asoma como el socio más perjudicado por la "guerra
fría" comercial, dado que su acceso a Brasil le permitió atraer
miles de millones de dólares en inversiones de fabricantes que
la usaron como trampolín para abastecer al país vecino. 
    Así desarrolló una fuerte industria automotriz que le
permitió compensar en parte su dependencia de las exportaciones
agrícolas.  
    "Jamás Argentina podría estar entre los 20 primeros
fabricantes de autos del mundo si no formara parte del
Mercosur", dijo el analista Marcelo Elizondo, de la consultora
DNI Negocios Internacionales.
    Ahora, esta clase de inversiones son cada vez más escasas,
mientras las empresas prefieren establecerse directamente en el
mercado brasileño ante la incertidumbre sobre el futuro del
bloque comercial, con un comercio interior de 51.000 millones de
dólares en el 2011.
    "Los inversores extranjeros buscan invertir en mercados
nacionales en expansión. El Mercosur como mercado regional
ampliado no entra más en consideración", dijo José Botafogo
Gonçalves, ex representante de Brasil para el bloque y uno de
sus padres fundadores. 
     En el 2011, Brasil recibió 66.660 millones de dólares en
inversiones extranjeras directas, ante 7.243 millones de
Argentina. En la década de 1990, por cada cuatro dólares que
ingresaban a Brasil, Argentina recibía uno, según la CEPAL. 
    Desde su creación, el Mercosur ha sido escenario de varias
pujas comerciales. Pero, las estadísticas muestran que, por
primera vez, las peleas están contrayendo su comercio interno.
    En junio, el intercambio entre Argentina y Brasil cayó un 32
por ciento, lo que provocó que la tercera economía
latinoamericana bajara un escalón en el ránking de principales
proveedores de su vecino detrás de Estados Unidos, China y
Alemania.
    "La caída se explica (...) por las mayores restricciones a
la importación", dijo la consultora Abeceb en un informe.
    
    TRABAS TARIFARIAS
    Ni el Arancel Externo Común, la columna vertebral de la
unión aduanera, parece mantenerse en pie. En su afán de proteger
a su industria local a toda costa, Argentina y Brasil acordaron
recientemente abandonar la tarifa común para algunos productos. 
    Esto significa que los dos países podrán aplicar diferentes
aranceles de importación a un mismo bien.
    A las peleas comerciales se sumaron las pujas políticas por
la incorporación de Venezuela como socio en una cumbre en
Argentina a fines de junio.
    La medida generó críticas en las filas del oficialismo y la
oposición en Uruguay a pesar de que el presidente José Mujica la
respaldó. Su vicepresidente, Danilo Astori, dijo que el ingreso
de Venezuela abrió la "herida institucional" más grande en la
historia del bloque. 
    La incorporación fue posible porque el Mercosur, en la misma
cumbre, decidió suspender a Paraguay debido a la destitución del
presidente Fernando Lugo. El Congreso paraguayo era el único
parlamento del bloque que había rechazado ratificar la entrada
de Venezuela, que debió haberse plasmado hace ocho años.
    "Estamos viendo un desmantelamiento del proceso integrador.
El mercado común, el arancel externo común, la unión aduanera,
el libre comercio (...) el tiempo los desmanteló", dijo el ex
canciller y ex ministro de Industria de Uruguay Sergio Abreu,
actual senador opositor.
    Los empresarios venezolanos tampoco están contentos con el
ingreso de su país al Mercosur, lo que añadirá más tensiones al
bloque. Manuel Heredia, presidente de la Federación Nacional de
Ganaderos de Venezuela, fue directo.
    "Desde el punto de vista manufacturero y agropecuario, tanto
vegetal, como animal, no podremos competir", dijo.

 (Reporte de Guido Nejamkis, Reporte adicional de Eyanir Chinea
en Caracas y Hugo Bachega en Brasilia; Escrita por Alejandro
Lifschitz;  Editado por César Illiano)