10 de julio de 2012 / 17:19 / en 5 años

Trigo Argentina sube tras abrir exportación; cosecha no crecerá

* Gobierno aligeró restricciones al autorizar amplias exportaciones

* Medida se anuncia en momentos de alto precio del trigo

* Área de siembra, ya muy avanzada, no se incrementaría pese a anuncio

Por Nicolás Misculin

BUENOS AIRES, 10 jul (Reuters) - El precio del trigo subió en Argentina en el último mes luego de que el Gobierno autorizó la exportación de un amplio volumen del cereal, una medida que aligeró las regulaciones en el mercado local y que ha beneficiado a los productores.

Sin embargo, la iniciativa llegó tarde para impulsar la nueva cosecha.

Las autoridades argentinas mantienen restringidas desde hace años las exportaciones de trigo y maíz con el fin de garantizar la oferta doméstica, pero el sistema ha generado problemas para vender los granos y una caída de precios que provocaron enérgicas protestas del sector agrario.

La autorización que el Gobierno otorgó en junio para exportar 6 millones de toneladas de trigo del ciclo 2012/13 no levanta las trabas, pero al menos mejora la situación de los agricultores, que antes debían esperar los permisos para vender al exterior que las autoridades otorgaban con cuentagotas. .

“A partir de que se abrió la exportación, el trigo empezó a subir”, dijo Guillermo Mouliá, operador de la corredora Guardatti Torti, con sede en Rosario.

El viernes pasado, el último día que operaron los mercados porque el lunes fue feriado en Argentina, el trigo del ciclo 2012/13, que se entrega entre diciembre y enero, cotizó a 195 dólares por tonelada en el mercado de Rosario, la principal plaza de granos del país.

“Antes no había un precio. No había exportadores dando precio. Más o menos el trigo se vendía a 155 ó 160 dólares, era una estimación para enero”, explicó.

Argentina aplica impuestos a las exportaciones de sus principales granos, que en el caso del trigo llegan al 23 por ciento, pero tras descontarse ese valor, los productores recibían de los exportadores alrededor de 20 dólares por tonelada menos que el valor teórico de mercado.

El Gobierno de Argentina, el sexto exportador mundial del cereal, implementó el cambio en el sistema de autorización de exportaciones tras años de reclamos de los agricultores y después de haber probado diferentes esquemas comerciales, entre ellos subsidios a procesadores locales, que fracasaron.

La producción de trigo 2012/13 será de aproximadamente 12,5 millones de toneladas, por debajo de las 13,2 millones de la temporada previa, segun los cálculos de las autoridades, que creen que el mercado doméstico necesitará 6,5 millones de toneladas.

Fuentes del mercado dijeron que si la cosecha finalmente no alcanza las 12,5 millones de toneladas previstas, las autoridades podrían obligar a las firmas exportadoras -que destinan a Brasil la mayor parte de sus embarques- a vender sus granos al mercado doméstico para cubrir la diferencia.

El sector exportador, de todos modos, se mostró satisfecho por la determinación oficial.

“La medida se dio justo en un momento en que los mercados internacionales explotaron. Es óptima para que los exportadores vendan en el mercado FOB (internacional) a altos precios, que permiten compensar la suba (subida) del mercado interno”, dijo una fuente del sector exportador.

QUEJAS

Sin embargo, con la siembra del trigo del ciclo 2012/13 ya avanzada, el incentivo fue tardío para muchos agricultores, que sembrarán un área inferior a la de la temporada previa por las dificultades que encuentran para vender sus granos en el mercado doméstico.

Según el Ministerio de Agricultura, los agricultores sembraron hasta el momento el 57 por ciento de las 3,8 millones de hectáreas previstas para trigo en la temporada 2012/13, frente a las 4,6 millones implantadas en la temporada previa.

“La dirección (de la medida oficial) estaba bien, pero se tendría que haber hecho antes, y tal vez convencían a más gente de que sembrara trigo”, expresó Santiago Cameron, secretario de la asociación Aaprotrigo, que reúne a agricultores de todo el país.

“Cuando el Gobierno liberó las exportaciones yo ya había sembrado el área que podría haber destinado al trigo con otra cosa. La cebada forrajera está desplazando al trigo fuertemente en el sur de la provincia de Buenos Aires (la mayor productora del cereal del país)”, dijo Cameron, que cultiva 6.000 hectáreas en esa región, aunque ahora sólo dedica 250 al trigo.

Para el Ministerio de Agricultura, sin embargo, el cambio en la asignación de permisos para exportar significa un importante avance para los agricultores.

La medida “está marcando una tendencia para que mejore el clima de negocios y sobre todo para que el pequeño y mediano productor -que es en gran medida el objetivo de nuestro trabajo- vea reflejado en los precios la posibilidad de hacer más trigo”, dijo en un comunicado Oscar Solís, subsecretario de Agricultura.

En línea con la política aplicada para el trigo, el Gobierno prevé autorizar en julio un amplio volumen de exportaciones de maíz, una decisión que podría impulsar la siembra del cereal, que habitualmente comienza a fines de agosto en Argentina. (Editado por Javier López de Lérida)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below