Cuestionado pdte Paraguay:no es prioridad relación internacional

martes 26 de junio de 2012 19:00 ART
 

ASUNCION, 26 jun (Reuters) - El presidente paraguayo Federico Franco, quien asumió el Gobierno tras el polémico juicio político que destituyó a Fernando Lugo, dijo el martes que su prioridad es ordenar la situación interna antes de restablecer los lazos con los vecinos de la región, que en algunos casos no reconocen su mando.

Los países sudamericanos establecieron un cerco diplomático a Paraguay por considerar que la salida de Lugo del poder constituye una amenaza a la democracia y muchos calificaron el procedimiento del juicio, que se consumó en menos de dos días, como una ruptura del orden institucional.

Franco dijo también que Brasil, con gran ascendencia sobre la política local, debería consultar a sus compatriotas residentes en Paraguay antes de tomar decisiones, porque asegura que apoyan al nuevo Gobierno del país mediterráneo.

"Si yo le dijera que mi prioridad hoy es la comunidad internacional estaría mintiendo. Hoy tengo que solucionar la casa, trasmitir desde acá al mundo internacional la tranquilidad", dijo Franco a periodistas en una rueda de prensa en la sede del Gobierno.

"Luego sí, le prometo y me comprometo que vamos a hacer todo el esfuerzo para demostrar a la comunidad internacional y particular a la región que este es un Gobierno absolutamente democrático", agregó.

El bloque Mercosur, del que Paraguay forma parte junto a Argentina, Brasil, Uruguay, suspendió la participación de representantes del Gobierno de Franco en una cumbre que celebrará el viernes en la provincia argentina de Mendoza.

En tanto, la Unasur, que intentó hallar una salida a la crisis antes de que finalizara el juicio a Lugo, celebrará una reunión de emergencia ese mismo día para analizar la situación paraguaya.

Franco dijo que su Gobierno no tomará represalias ante eventuales sanciones de sus vecinos, aunque resaltó la importancia estratégica del relacionamiento con Brasil -su principal socio comercial y con quien comparte la hidroeléctrica Itaipu- y con Argentina.

Argentina retiró a su embajador y su presidenta, Cristina Fernández, dijo que se había consumado un golpe de Estado en el país.

"Con ella (Fernández) voy a tener un trato especial. No me va a sacar una sola palabra en contra de ella. Voy a hacer todo el esfuerzo para que la señora Cristina entienda", dijo Franco.

El gobernante, que tomó juramento al nuevo ministro de Hacienda, Manuel Ferreira, dijo que concurrirá el miércoles al Congreso a presentar al equipo económico y negociar la aprobación de proyectos económicos clave para su gestión. (Reporte de Daniela Desantis; Editado por César Illiano)