Enfermedad de Chávez, la nueva obsesión de los venezolanos

miércoles 7 de marzo de 2012 18:04 ART
 

Por Mario Naranjo

CARACAS, 7 mar (Reuters) - Por teléfono, en la fila del banco o por internet, los venezolanos se debaten por conocer los últimos rumores sobre la enfermedad del presidente Hugo Chávez, la nueva obsesión nacional que crece a medida que la información oficial se encripta y las elecciones se aproximan.

Los tecnicismos médicos desplazaron de la agenda callejera a preocupaciones recurrentes como la inseguridad o la inflación y en cada esquina parecen florecer "expertos" en oncología que citan con precisión dudosa los escasos detalles conocidos sobre el diagnóstico y los tratamientos del cáncer que padece el líder socialista.

Chávez, de 57 años, aceptó la oferta de su mentor y aliado Fidel Castro y optó por tratar su dolencia bajo el estricto hermetismo que le garantiza Cuba, donde le extirparon dos tumores, le aplicaron quimioterapia y dijo que se sometería a radioterapia.

La elección por operarse en la isla de Gobierno comunista hizo poco para aplacar la febril ola de versiones que recorre Caracas, al igual que la falta de precisiones sobre su dolencia, a diferencia de lo que hicieron sus aliados Cristina Fernández en Argentina y el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva, que mostraron partes médicos.

"Todos creen saberlo todo. Siempre después de que pasa algo todos son expertos en eso, ahora todos son médicos de cáncer ¿cómo es que se llaman? ¡Ah!, oncólogos, verdad", comentó Rodrigo González, un taxista de 38 años, en medio de una maraña de autos, motos y bocinazos.

La enfermedad que aqueja al hombre fuerte de Venezuela, a la que Chávez se refiere con frecuentes alegorías sobre batallas y gestas militares, han sacado a la luz a un heterogéneo grupo de médicos y periodistas que se disputan la verdad sobre lo que pasa y alimentan el enrarecido ambiente político del país.

"La gente viene y habla de la salud, del diagnóstico, de que tiene un conocido que sabe la verdad sobre la salud de Chávez. Pero hay que manejar las cosas con cautela, no creer todo lo que se dice", confesó Gregorio Cabezas, vendedor de ropa en el centro y quien dijo ser "chavista del alma, del corazón".

Sin embargo, cuando se le recordó que Chávez aseguró a fines del 2011 que estaba curado del cáncer que se le detectó en junio, solamente espetó: "Hay que escuchar al comandante, él le dice la verdad a la gente, le habla en su idioma".   Continuación...