29 de febrero de 2012 / 2:03 / hace 5 años

ACTUALIZA 2-Brasil y México extienden negociación sobre autos

* Brasil y México seguirán negociando por autos

* Converaciones "productivas", pero todavía sin acuerdo

* Brasil quiere revisar acuerdo automotor desfavorable (Actualiza con fin de reunión)

Por Jeferson Ribeiro y Esteban Israel

BRASILIA/SAO PAULO, 28 feb (Reuters) - Brasil y México lograron el martes mantener con vida un acuerdo de libre comercio de automóviles amenazado de muerte por medidas proteccionistas en la mayor economía de América Latina.

Brasil, alarmado por un aumento de las importaciones de automóviles mexicanos más competitivos, amenazó este mes con romper el acuerdo a menos que sea revisado para corregir un déficit comercial de 1.700 millones de dólares con México en el 2011.

Y ministros de las dos mayores economías de América Latina reunidos hasta entrada la noche en Brasilia dejaron la puerta entreabierta para nuevas conversaciones el miércoles.

"La reunión fue muy productiva. Fue un intercambio franco de opiniones. Hubo comprensión de un lado y del otro sobre lo que está en juego", dijo a periodistas el portavoz de la cancillería brasileña, Tovar Nunes.

Lo que está en juego son negocios de automóviles y partes por unos 4.300 millones de dólares en el 2011, o casi la mitad del intercambio entre las dos naciones.

"Cada lado va a reflexionar y mañana (miércoles) se manifestarán sobre los elementos en revisión (...) Hay un acuerdo para que esto no se prolongue. La idea es decidir", añadió Nunes.

Una fuente mexicana al corriente de las negociaciones dijo que las conversaciones fueron constructivas.

"Hay voluntad de las partes y ambiente de búsqueda de una solución", dijo a Reuters, sin dar detalles sobre lo discutido el martes en el palacio de Itamaraty, la sede de la cancillería en Brasilia.

Brasil, uno de los mercados de automóviles más voraces del mundo, dice que el acuerdo con México es incongruente con sus esfuerzos por proteger a una industria castigada por la fuerte apreciación del real y una avalancha de importaciones baratas.

Su determinación en forzar una revisión o rescindir el acuerdo ilustra el tono crecientemente proteccionista de la mayor economía de América Latina.

Con negocios por miles de millones de dólares en juego, México envió a Brasilia a un equipo de negociadores de alto perfil encabezado por el secretario de Economía, Bruno Ferrari, y la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa.

Sobre la mesa en Itamaraty los esperaba una propuesta brasileña de fijar "cuotas flexibles" para la importación de autos mexicanos, incorporar los vehículos pesados al acuerdo y aumentar el contenido de origen en los vehículos importados.

Poco antes de sentarse a negociar, México había criticado la falta de voluntad de Brasil de hallar una solución.

"Acabar con un acuerdo como el que tenemos no sólo afecta a la industria, sino que significa darle un golpe a la integración latinoamericana", dijo una fuente de la delegación mexicana.

"Estamos intentando crear un sistema moderno y abierto y lamentablemente Brasil va en sentido contrario", añadió.

Y aunque el clima que se respiraba en Brasilia al final de la jornada era más distendido, el portavoz de la cancillería advirtió que todavía podrían haber sorpresas.

"No descartamos ninguno de los elementos previstos en el acuerdo. El acuerdo prevé varias cosas: la posibilidad de revisión y también la posibilidad de renuncia", dijo. (Reporte de Esteban Israel en Sao Paulo y Jeferson Ribeiro en Brasilia; Editado por Ricardo Figueroa)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below