2 de febrero de 2012 / 16:23 / hace 5 años

Licitación aeropuertos en Brasil despierta fuerte interés

5 MIN. DE LECTURA

* Brasil licita ampliación y operación aeropuertos

* Espera fuerte interés de empresas extranjeras

* Busca mejorar colapsada infraestructura aérea

Por Paulo Prada y Carolina Marcondes

SAO PAULO, 2 feb (Reuters) - Una licitación para privatizar la operación del aeropuerto de Sao Paulo, el mayor de América Latina, y otras dos terminales brasileñas atraería el jueves fuerte interés, en momentos en que Brasil trata de mejorar su colapsada infraestructura aérea de cara a la Copa Mundial del 2014 y los Juegos Olímpicos del 2016.

Los grupos interesados en ampliar y operar los aeropuertos deben entregar sus propuestas antes de las 1600 hora local (1800 GMT) del jueves. El resultado de la licitación está previsto para el lunes.

Al menos 11 consorcios formados por operadores extranjeros y empresas brasileñas han dicho a Reuters que competirían por el aeropuerto de Guarulhos en Sao Paulo, el de la capital Brasilia y el de Viracopos en Campinas.

Cuatro de ellos presentaron sus propuestas en el correr de la mañana, incluyendo un consorcio formado por Fidens Engenharia y la canadiense ADC&Has.

Pese a cierto viento en contra de políticos opuestos a las privatizaciones, la licitación es un esfuerzo de la presidenta Dilma Rousseff por mejorar la eficiencia de los aeropuertos de Brasil, superados por una explosión del tráfico de pasajeros debido al crecimiento económico de Brasil.

El aeropuerto de Guarulhos en Sao Paulo fue votado el año pasado el peor de América Latina por la revista Latin Trade.

Muchos de los inversores ven la licitación como una prueba sobre la voluntad de Rousseff de permitir una mayor participación del capital privado en futuros proyectos como puertos y carreteras.

Las aerolíneas han advertido que el déficit de capacidad de los aeropuertos brasileños podría limitar el crecimiento del mercado de viajes, que se duplicó en la última década.

Para los pasajeros, el crecimiento de la demanda es a menudo una pesadilla.

El entusiasmo de quienes suben por primera vez a un avión, y ni que hablar de los viajeros de negocios, es frustrado por terminados abarrotadas y largos retrasos en el check-in hasta los despegues y filas para tomar un taxi.

"Actualmente es un caos, así que imagine cuánto empeorarán las cosas con la Copa del Mundo", dijo Claudio Candiota, presidente de una organización de derechos de los viajeros de avión en Porto Alegre, el sur de Brasil.

Fuerte Interes

Pero el potencial de un crecimiento de largo plazo y mejoras han convertido a Brasil uno de los mercados más atractivos para los operadores de aeropuertos, fabricantes de aviones y otros sectores de la industria.

El fabricante de aviones europeo Airbus proyectó en un reciente reporte un crecimiento de más del 7 por ciento en el tráfico aéreo en Brasil hasta el 2030.

Está prevista la participación del holding argentino Corporación América, que se adjudicó el año pasado la construcción del aeropuerto de Natal, una de las sedes del Mundial en el nordeste de Brasil.

Varias empresas brasileñas han anunciado recientemente su asociación con operadores extranjeros para competir por los aeropuertos.

La administradora de autopistas Companhia de Concessoes Rodoviarias participa junto a la suiza Zurich Airport. Ecorodovias, otra operadora de carreteras, compite junto con la alemana Fraport.

La decisión de entregar la operación de los aeropuertos revierte una vieja posición contra las privatizaciones en el izquierdista Partido de los Trabajadores de la presidenta Rousseff.

Su antecesor y mentor, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, se opuso a otros esfuerzos por privatizar aeropuertos.

El Partido de los Trabajadores rechazó las privatizaciones de compañías estatales de electricidad y telecomunicaciones, además de empresas del sector petrolero y minero en la década de 1990.

El Gobierno dice que las concesiones de los aeropuertos no son privatizaciones, pues la agencia estatal Infraero retendrá una participación del 49 por ciento. Además, la fuerte demanda de la clase media emergente podría llevar a muchos partidarios de Rousseff a superar su rechazo a las privatizaciones.

"La presidenta sabe que tiene que ser pragmática y encontrar la forma de lograr resultados para el tipo de servicios que los brasileños empiezan a exigir", dijo Rafael Cortes, un analista político de la consultora Tendencias en Sao Paulo. (Reporte adicional de Brad Haynes en Sao Paulo, editado en español por Gabriela Donoso)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below