31 de enero de 2012 / 20:54 / hace 6 años

ACTUALIZA 1-ENTREVISTA-Ministro británico irá a Malvinas

(Actualiza con comunicado de cancillería argentina y detalles)

* Gran Bretaña y Argentina combatieron por las islas en 1982

* Tensiones por soberanía de las islas están en aumento

Por Adrian Croft

LONDRES, 31 ene (Reuters) - Un ministro británico viajará a las Islas Malvinas en junio para participar en la conmemoración del trigésimo aniversario de la guerra que estalló luego de la invasión de fuerzas argentinas en el territorio disputado por ambos países.

Además, Gran Bretaña anunció que enviará a uno de sus barcos de guerra más avanzados, el destructor HMS Dauntless, hacia el sur del Atlántico en los próximos meses para reemplazar a otro buque, aunque advirtió que la medida estaba planeada desde antes y era "totalmente de rutina".

Las tensiones entre Gran Bretaña y Argentina por las disputadas islas del Atlántico Sur han aumentado en las últimas semanas, mientras se acerca el aniversario de la guerra y compañías británicas buscan petróleo en las aguas alrededor del archipiélago.

"Voy a coincidir con la conclusión de la guerra de Malvinas. Voy a ir en junio para el trigésimo aniversario", dijo a Reuters en una entrevista Jeremy Browne, el ministro de la Secretaría de Relaciones Exteriores responsable de América Latina. Los británicos se refieren a las islas como Falklands.

Browne dijo que espera que su visita de una semana no irrite a Argentina, que ha acusado a Gran Bretaña de actuar provocativamente al anunciar que el príncipe Guillermo, segundo en la línea de sucesión a la Corona británica, será enviado a las islas esta año como piloto de búsqueda y rescate de la Real Fuerza Aérea.

"Espero que lo vean como lo que es, un reconocimiento al valor y sacrificio de los soldados británicos y los habitantes de Malvinas en la liberación de las islas hace 30 años y también una conmemoración al sacrificio hecho a nivel más general, incluso por los argentinos", aseveró.

Browne es el primer ministro de la coalición de Gobierno, que asumió hace 20 meses, en anunciar sus planes de visitar las islas y será el primer ministro de la Secretaria de Relaciones Exteriores en viajar al territorio desde el 2008.

Pero las autoridades argentinas no tardaron en protestar por el anuncio británico, en un nuevo cortocircuito diplomático entre los dos países.

En un comunicado de la cancillería argentina titulado "Más diplomacia, menos armas", el Gobierno del país sudamericano dijo que "rechaza el intento británico de militarizar un conflicto sobre el cual las Naciones Unidas ya se han expedido en numerosas ocasiones y han indicado que ambas naciones deben resolver en negociaciones bilaterales".

El texto también lamentó que el príncipe Guillermo llegue a las islas "con el uniforme del conquistador y no con la sabiduría del estadista que trabaja al servicio de la paz y el diálogo entre las Naciones".

Guillermo será parte de lo que el Ministerio de Defensa describe como un despliegue rutinario de seis semanas en las islas del Atlántico sur desde febrero a marzo.

DISPUTA

Londres controla las islas, a unos 480 kilómetros de la costa sudeste argentina, desde 1833. En 1982, Gran Bretaña envió una fuerza naval y miles de tropas para defenderlas luego de la ocupación de fuerzas argentinas. Cerca de 650 soldados argentinos y 255 británicos murieron en el conflicto de 10 semanas.

Gran Bretaña se niega a negociar con Argentina sobre su reclamo de soberanía sobre las islas. El primer ministro David Cameron dijo este mes que su país estaba comprometido a protegerlas y aseguró que lo más importante era respetar el deseo de los locales.

En diciembre, el bloque comercial sudamericano Mercosur -que incluye al miembro asociado Chile- acordó que las embarcaciones que naveguen con la bandera británica de las Malvinas no podrán atracar en ninguno de sus puertos, en solidaridad con Argentina.

Después de que la presidenta argentina, Cristina Fernández, describió a Gran Bretaña el año pasado como una "burda potencia colonial en decadencia" por negarse a negociar, Cameron elevó la retórica este mes acusando a Argentina de "colonialismo".

Browne, miembro de los liberales demócratas de centroizquierda, socios minoritarios en la coalición, dijo que no veía a la disputa como una barrera para la iniciativa británica de forjar relaciones más fuertes con las naciones de América Latina, "con excepción de Argentina".

Sin embargo, destacó que hay un margen para una relación "más productiva" entre Gran Bretaña y Argentina en áreas como el comercio, el cambio climático y la cooperación económica, incluyendo en el G20, el grupo de las economías líderes al cual ambas naciones pertenecen.

"Pero no vamos a ceder nuestra idea sobre el derecho a la autodeterminación de los habitantes de las Islas Malvinas (...) para engendrar esa relación", enfatizó. (Reporte adicional de Mohammed Abbas, Magdalena Morales en Buenos Aires; Editado en español por Patricio Abusleme)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below