Uruguay busca aliviar tensión con Brasil por diferencias sobre presidencia Venezuela en Mercosur

miércoles 17 de agosto de 2016 21:37 ART
 

MONTEVIDEO, 17 ago (Reuters) - El Gobierno de Uruguay buscaba aliviar las tensiones generadas con Brasil, luego de que se conocieran comentarios del canciller uruguayo acusando a su vecino de intentar "comprar" su voto para impedir que Venezuela asuma la presidencia rotativa del bloque comercial Mercosur.

El Ministerio de Relaciones Exteriores brasileño convocó el martes al embajador uruguayo en Brasilia, Carlos Amorín Tenconi, para que explicara los dichos realizados la semana pasada por Rodolfo Nin Novoa en una comisión de la Cámara Baja del Parlamento de Uruguay.

Nin Novoa, en expresiones hechas públicas por el diario local El País, dijo que su socio del Mercosur quiso "comprar" su voto con una oferta para ampliar negocios con otros países a cambio de que le diera su apoyo para impedir que Venezuela asuma la presidencia pro témpore del bloque comercial.

Tras citar al embajador uruguayo, Brasilia lanzó un comunicado en el que expresó su malestar.

El miércoles, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay buscó apaciguar las aguas con otro comunicado.

"Cabe consignar que hubo un mal entendido sobre la propuesta brasileña de efectuar actividades conjuntas de promoción comercial entre ambos países en terceros mercados, y que ahora ha quedado perfectamente claro que la misma no guarda relación alguna con la consideración del traspaso de la presidencia pro témpore del Mercosur", dijo la cancillería uruguaya.

La intención de Uruguay fue la de bajar las tensiones entre los socios del bloque, en momentos en que el Mercado Común del Sur atraviesa una de sus peores crisis institucionales en su historia.

Desde que la presidenta Dilma Rousseff fue suspendida en mayo y reemplazada por Michel Temer, Brasil tomó distancia de los gobiernos de izquierda de la región, lo que repercutió en las relaciones dentro del bloque comercial.

Venezuela debía tomar el mes pasado la conducción del Mercosur por seis meses, pero Brasil, con el respaldo de Paraguay y Argentina, que también se alejaron de Caracas, entendieron que la situación política el país caribeño impide que sea un miembro pleno del bloque y que asuma su presidencia. (Reporte de Matías Larramendi, editado por Manuel Farías)