JUEGOS-Equipo femenino de balonmano de Brasil solo tiene en mente el oro olímpico en Río

martes 2 de agosto de 2016 11:03 ART
 

RÍO DE JANEIRO, 2 ago (Reuters) - Tras sorprender en el Mundial 2013 al vencer en la final a Serbia y decepcionar el año pasado al caer en octavos frente a Rumania, el equipo femenino de balonmano de Brasil sólo tiene en mente lograr una medalla de oro en casa para consolidarse como potencia de este deporte, dijo la pívot Tamires Morena.

La jugadora del Mosonmagyarovari de Hungría se mostró confiada en el éxito de su equipo en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y cree que sus rivales temblarán ante el ambiente enfervorizado que generarán los aficionados locales.

"La gente matará (a los rivales) cuando pisen la cancha y cantemos el himno nacional. Sentirán la presión", dijo Morena en una entrevista con Reuters.

El Comité Olímpico Brasileño (COB) estableció como meta para el país en los Juegos de Río estar entre los diez primeros en el medallero. Con la delegación más grande de la historia, compuesta por 465 atletas, Brasil espera mejorar su clasificación olímpica en el evento que se disputa por primera vez en América del Sur.

"En el balonmano puedes estar seguro de que Brasil va a estar allí (en la parte alta del podio). Lo que importa es el oro (...) Ninguna otra medalla sirve", dijo Tamires.

El equipo femenino brasileño de balonmano estará en el Grupo A de los Juegos junto con Rumania, Noruega, España, Montenegro y Angola. El Grupo B es conformado por Holanda, Francia, Rusia, Corea del Sur, Suecia y Argentina.

"Ya sabemos cómo defendernos y qué hacer frente a Rumania, que nos eliminó el año pasado", dijo la brasileña, que además calificó el estreno del sábado ante Noruega como una "pelea de gigantes".

Si el equipo brasileño se sentirá como en casa en estos Juegos, Tamires más, ya que es la única atleta de Río convocada a la selección para este evento. "Esto me da más fuerzas, más garra, más valor. Soy positiva y canalizo mi energía para ganar", sostuvo. (Reporte de Rodrigo Viga Gaier. Editado por Rodrigo Charme)