Espías argentinos buscan recuperar el poder perdido

martes 19 de julio de 2016 11:30 ART
 

Por Nicolás Misculin

BUENOS AIRES, 19 jul (Reuters) - Las 17 grabadoras especiales de discos funcionan sin parar en la Dirección de Captación de Comunicaciones (DCC) de Argentina registrando escuchas telefónicas, que en el pasado han sido cuestionadas por haberse usado muchas veces para espionaje interno y extorsiones.

Esos discos tan comunes eran una herramienta clave de los espías argentinos, que quedaron en el ojo de la tormenta el año pasado tras la resonante y misteriosa muerte del fiscal Alberto Nisman, en cuya intriga se vieron envueltos. La agencia de inteligencia perdió entonces el control de las escuchas y sufrió una fuerte restricción en el uso libre de fondos.

Pero ahora, con un nuevo Gobierno, los antiguos "servicios" -como se conoce en Argentina a los agentes- buscan recuperar su poder, que usaron en el pasado para perseguir a opositores y hasta para golpear a los propios Gobiernos, advierten organizaciones sociales y fuentes judiciales.

Tras la derogación de una norma regulatoria por parte del presidente Mauricio Macri, que asumió en diciembre, la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) tiene desde mayo menos restricciones para usar fondos de forma reservada.

Además, el oficialismo dijo recientemente que evalúa dejar en manos del servicio de inteligencia otra herramienta clave y polémica como las escuchas telefónicas, actualmente bajo la vigilancia de la Corte Suprema.

"Me preocupa en términos institucionales, me preocupa en cuanto a la democracia" que se analice devolver a los espías el control de las escuchas, dijo a Reuters el director de la DCC, Juan Rodríguez Ponte, quien asumió su cargo hace pocos meses.

Con el oscuro antecedente de haber participado en la represión ilegal que dejó miles de desaparecidos durante la sangrienta dictadura de 1976-1983, la agencia argentina de inteligencia cuenta en su haber con numerosas acusaciones.

Algunos resonantes casos de corrupción de las últimas décadas mostraron que el dinero para los sobornos había salido de la agencia de inteligencia, que cuenta con un presupuesto de 100 millones de dólares para este año.   Continuación...