Argentino acusado de narcotráfico objeta extradición desde Paraguay, proceso se alarga

martes 21 de junio de 2016 13:51 ART
 

ASUNCIÓN, 21 jun (Reuters) - El argentino Ibar Pérez Corradi, detenido en Paraguay y requerido en su país por vínculos con el tráfico de efedrina y un triple asesinato, objetó el martes su extradición cuestionando la competencia de los jueces, un giro que hará más largo el procedimiento, informó un magistrado.

Pérez Corradi, señalado como jefe de una red de traficantes de efedrina con vínculos con carteles de México, fue detenido el fin de semana en la zona de la Triple Frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil y enviado a Asunción, donde enfrenta un proceso por falsificación de documentos.

Argentina busca extraditarlo para que responda por acusaciones de homicidio doloso y lavado de dinero. Pero el juez paraguayo Julián López, quien lo recibió en una audiencia el martes, dijo a periodistas que el detenido se opuso al procedimiento -que hubiera acortado los plazos judiciales- porque su "vida corre peligro".

"Él manifestó que los jueces que han solicitado su detención con fines de extradición no son competentes para intervenir en el caso, ya que la causa ya ha sido remitida a un juzgado federal. Eso ha objetado él en esta audiencia", dijo López.

La decisión judicial provocó un giro a la causa, ya que la fiscalía paraguaya tenía la expectativa de poder abreviar los plazos del proceso si Pérez Corradi no presentaba objeción. El procedimiento mantendrá ahora el tiempo habitual, que como mínimo se extendería por varios meses.

"Se deben respetar los plazos y las garantías que exige el tratado de extradición (...) el proceso sigue con plazos normales para que Argentina arrime todos los documentos que tienen relación con las dos causas que tiene", explicó López.

Sobre Pérez Corradi pesaba una orden de captura internacional desde el 2012, pero hasta su detención logró permanecer en la clandestinidad en la zona de la Triple Frontera utilizando documentos falsos. Incluso se sometió a una cirugía para borrarse las huellas dactilares y no ser identificado, según informaron autoridades paraguayas.

Permanecerá detenido en la sede de la Fuerza Operativa de la Policía Especializada (FOPE), una unidad de alta seguridad ubicada en la periferia de Asunción, estableció el juez.

(Reporte de Mariel Cristaldo; editado por Carlos Serrano)