El sector manufacturero de Argentina enfrenta dificultades pese a las reformas promercado

jueves 2 de junio de 2016 14:44 ART
 

Por Anthony Esposito

BUENOS AIRES, 2 jun (Reuters) - Desde que asumió la presidencia argentina en diciembre, Mauricio Macri ha respondido a una gran cantidad de reformas que el sector de manufacturas demandaban desde hace años: levantar severos controles de capital, moderar las restricciones a la importación y liberar el acceso a divisas.

Pero sus políticas aún no han generado una recuperación de la industria. El optimismo inicial por el nuevo Gobierno de centroderecha ha chocado con la dura realidad de una elevada inflación que no retrocede, una economía que se encamina a la recesión y un incremento del desempleo.

"A partir de octubre del año pasado empezó a bajar el trabajo. Estábamos vendiendo entre 28.000 y 30.000 pares (de zapatos) por mes y de golpe empezó a venir 18.000. Nos pareció que pudo haber sido el semestre, pero seguimos (así) hasta la fecha", dijo Jorge Boris, socio de una fábrica de calzado de seguridad que se usa en la construcción y otras industrias.

Su compañía, Boris Hnos tiene 70 empleados y no es la única en esa situación. La producción industrial de Argentina se contrajo un 6,7 por ciento interanual en abril, dijo esta semana el ente de estadística Indec. La caída fue mayor a la esperada.

Impulsar la producción manufacturera y reactivar la economía son puntos clave para el futuro político de Macri.

El presidente prometió revertir las políticas de intervención sobre la economía de su predecesora, Cristina Fernández, pero si ello no se manifiesta en crecimiento Macri podría enfrentar duras protestas laborales y una oposición más dura en el Congreso.

"Por ahora todavía no notamos un cambio con este Gobierno. (...) La situación económica del país está mal. La gente tiene menos poder adquisitivo, pero también las empresas andan mal", dijo Boris.

Las políticas de apertura económica de Macri han sido celebradas por los inversores, pero también han incrementado la pobreza: La devaluación disparó la inflación, el Gobierno elevó las tarifas de servicios públicos y redujo subsidios a los consumos de gas, electricidad y agua.   Continuación...