Choques entre oficialismo y oposición por cargos clave escalan días antes del cambio de Gobierno en Argentina

viernes 4 de diciembre de 2015 14:22 ART
 

BUENOS AIRES, 4 dic (Reuters) - El funcionario oficialista que dirige el regulador de medios de Argentina denunció que buscan echarlo como parte de una "trama mafiosa" que involucra al presidente electo Mauricio Macri, en un nuevo episodio de la áspera transición entre el peronismo gobernante y la centroderecha que asumirá la semana próxima.

Los choques entre funcionarios de Macri -el conservador que ganó la presidencia en un ajustado balotaje en noviembre- y de la saliente mandataria de centroizquierda, Cristina Fernández, treparon en los últimos días y anticipan una difícil convivencia.

La Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), una entidad no gubernamental, fue allanada el viernes por orden de un juez, pero su jefe -un ferviente oficialista cuyo mandato termina en el 2017- dijo que fue una operación para forzar su renuncia anticipada.

"Este allanamiento tiene que ver con (...) la voluntad de violar la ley del nuevo Gobierno", dijo a periodistas Martín Sabbatella, presidente de la entidad.

Macri se ha expresado en contra de la ley de medios aprobada por el Congreso en el 2009, que limita la cantidad de licencias de radio y televisión en manos de una misma compañía y que afecta principalmente al gigante Grupo Clarín, con el que el Gobierno de Fernández está enfrentado desde hace años.

Sabbatella dijo que el allanamiento del viernes, por una denuncia de Clarín relacionada con su resistido proceso de adecuación a la norma, se dio un día después de una reunión con un asesor de Macri que le comunicó que él tomaría el mando del AFSCA tras la asunción del nuevo Gobierno.

"Es muy difícil no relacionarlo y no sentir que hay una trama mafiosa", dijo Sabbatella.

El AFSCA es uno de los entes autónomos sobre los que el Gobierno entrante ha fijado la mira, junto al Banco Central y la Procuraduría General de la Nación, que están liderados por partidarios del oficialismo cuyos mandatos no finalizan en diciembre.

El jefe del banco central, Alejandro Vanoli, dijo el miércoles que definirá en los próximos días si continúa o no al frente del organismo, mientras que la procuradora Alejandra Gils Carbó ya aseguró que no renunciará a su cargo, tras denunciar un "intento de golpe institucional". (Reporte de Maximiliano Rizzi. LEA)