RESUMEN 1-Escándalo de corrupción pone en jaque a Conmebol y Concacaf con detención de líderes

jueves 3 de diciembre de 2015 21:32 ART
 

(Agrega link a gráfico)
    * EEUU acusa a altos dirigentes Conmebol y Concacaf
    * Hondureño Hawit y paraguayo Napout son arrestados en Suiza
    * Ambos se resisten a ser extraditados a Estados Unidos

    Por Joshua Franklin y Mark Hosenball
    ZÚRICH/NUEVA YORK, 3 dic (Reuters) - La fiscalía de Estados
Unidos acusó el jueves a 16 personas, entre ellos a los
presidentes de las confederaciones de fútbol americanas, la
Concacaf y la Conmebol, de participar en un multimillonario
esquema de corrupción, ampliando aún más el escándalo que asola
a la FIFA desde mediados de año. 
    Documentos de la corte mostraron que los presidentes de la
Conmebol y la Concacaf fueron acusados junto al jefe de la
Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), que se encargó de
organizar el Mundial 2014, y otros dirigentes y ex dirigentes
que durante décadas manejaron el deporte en la región.
    Entre los acusados están el ex mandatario de Honduras Rafael
Callejas y el juez de la Corte Constitucional de Guatemala
Héctor Trujillo. Una fuente judicial dijo que Trujillo está de
vacaciones en Estados Unidos, mientras que Callejas, también ex
presidente de la federación de su país, señaló que se prepara
para defenderse de los cargos. 
    La policía suiza arrestó en la madrugada al paraguayo Juan
Ángel Napout, jefe del ente rector en Sudamérica, la Conmebol, y
al hondureño Alfredo Hawit, presidente de la Confederación de
Fútbol de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe (Concacaf), en
un hotel de Zúrich.
    La nueva acusación identificó al presidente de la CBF, Marco
Polo Del Nero, y al ex mandamás de la entidad Ricardo Teixeira,
también yerno del ex presidente de la FIFA Joao Havelange, entre
los acusados. Del Nero pidió licencia para defenderse.
 
    "Dos generaciones de dirigentes de fútbol abusaron de su
posición, frecuentemente a través de una alianza con directivos
inescrupulosos de empresas de márketing deportivo que impidieron
la competencia y mantuvieron para sí mismos contratos muy
lucrativos a través de un pago sistemático de sobornos", dijo el
Departamento de Justicia de Estados Unidos en un comunicado. 
    El escrito detalló que han sido acusadas 27 personas desde
mayo por llevar adelante un esquema diseñado para solicitar y
recibir más de 270 millones de dólares en sobornos para vender
derechos de torneos y partidos de fútbol. 
    La fiscal general estadounidense, Loretta Lynch, advirtió "a
quienes siguen en las sombras" que el proceso seguirá. "No se
escaparán", remarcó. 
    Irónicamente, el Comité Ejecutivo de la Federación
Internacional de Fútbol (FIFA) aprobó el jueves un paquete de
reformas en Zúrich para limpiar la entidad, arrasada por los
arrestos y las acusaciones de corrupción. 
    Un total de ocho personas acordaron declararse culpables
desde mayo, dijeron las autoridades estadounidenses, entre ellos
los renunciados presidentes de las federaciones de Chile y
Colombia. 
    Entre los acusados pertenecientes a la Conmebol aparecen
Luis Chiriboga, presidente de la federación ecuatoriana; los
argentinos Eduardo Deluca y José Luis Meiszner, ex y actual
secretario general de la entidad; Manuel Burga, ex presidente de
la asociación peruana; y los bolivianos Roger Osuna y Carlos
Chávez. Chiriboga dijo que no renunciará. 
    Entre los implicados de la Concacaf también aparecen el
panameño Ariel Alvarado; los guatemaltecos Brayan Jiménez y
Rafael Salguero; y el salvadoreño Reynaldo Vásquez.
    La Copa América del Centenario, el torneo que unirá a la
Concacaf y la Conmebol el próximo año, se jugará tal como estaba
planeado pese a los hechos del jueves, informó la Federación de
Fútbol de Estados Unidos. 
    
    ¿AJENAS A TODO?
    La Conmebol sostuvo en un comunicado que "continuará
cooperando permanentemente con la investigación de las
autoridades, y seguirá profundizando las reformas
administrativas que se vienen dando en la Confederación para su
total transparencia y fortalecimiento institucional".
    En tanto, la Concacaf dijo que las detenciones fortalecen su
determinación de adoptar "importantes cambios estructurales y de
gobierno en la organización, incluyendo (...) fundamentalmente
modificaciones en la forma en que hace negocios".
    La redada realizada en el hotel Baur au Lac, en la que
cayeron Napout y Hawit, marca una suerte de repetición de las
detenciones realizadas en el mismo lugar en mayo, que sumieron a
la FIFA en una profunda crisis.
    Poco después, el ahora suspendido presidente de la FIFA,
Joseph Blatter, anunció que dejaría el cargo. Otros funcionarios
 también se encuentran suspendidos en medio de una serie de
investigaciones penales contra dirigentes del organismo.
    Los últimos dos presidentes de la Concacaf habían sido
detenidos antes que Hawit, acusados por las autoridades
estadounidenses. Cuando fue nombrado presidente del organismo en
mayo, el hondureño dijo estar "profundamente decepcionado por
las acusaciones realizadas por las autoridades". 
    La avalancha de acusaciones de corrupción llevó a Blatter a
anunciar en junio su renuncia, apenas días después de haber sido
reelegido para iniciar un quinto mandato. 
    Tanto el suizo como su número dos, Jerome Valcke, y el jefe
del fútbol europeo, Michel Platini, fueron suspendidos por un
comité de ética interno. Ninguno de ellos ha sido acusado de un
delito y todos niegan haber cometido una falta.

    
 (Reporte adicional de Michael Shields y Brian Homewood en
Zúrich, Mica Rosenberg y David Ingram en Nueva York, Sarah N.
Lynch en Washington, Daniela Desantis en Asunción, Felipe
Iturrieta en Santiago y Alexandra Valencia en Quito. Editado en
español por Javier Leira)