Papa dice en África que fracaso de cumbre climática sería catastrófico

jueves 26 de noviembre de 2015 15:05 ART
 

Por Philip Pullella y George Obulutsa

NAIROBI, 26 nov (Reuters) - Los líderes mundiales deben alcanzar un acuerdo histórico para combatir el cambio climático y la pobreza en París, donde tendrán que optar por "mejorar o destruir el medio ambiente", dijo el Papa Francisco en Kenia el jueves.

Francisco aprovechó su primera visita al continente más pobre del mundo para emitir un claro llamado para el éxito de la cumbre, conocida como COP21, que comenzará el lunes en una capital francesa aún afectada por los ataques de Estado Islámico del 13 de noviembre, en que murieron 130 personas.

En un largo discurso en español en la oficina regional de Naciones Unidas, Francisco dijo que sería "catastrófico" si prevalecen intereses particulares por sobre el bien común de la gente y el planeta o si la conferencia es manipulada por intereses empresariales.

Acercar a musulmanes y cristianos y abordar asuntos climáticos son algunos de los grandes temas de la gira papal, que también lo llevarán a Uganda -que, al igual que Kenia, blanco de ataques islamistas- y a la República Central Africana, un país desgarrado por conflictos sectarios.

"Nos enfrentamos con una opción que no puede ser ignorada: o mejoramos o destruimos el medio ambiente", declaró en Nairobi, donde funciona la sede del Programa Medioambiental de la ONU.

Además, destacó que algunos científicos consideran que la protección de la selva lluviosa de la cuenca del Congo, la segunda más grande después del Amazonas, es esencial para el futuro del planeta debido a su biodiversidad.

Francisco, que adoptó su nombre a partir de San Francisco de Asís, el santo patrono de la naturaleza, convirtió la protección de la "creación de Dios" en un sello de su pontificado.

Francisco, que viajará a Uganda el viernes, inició su primer día completo en la capital de Kenia reuniéndose con musulmanes y otros líderes religiosos antes de oficiar una misa al aire libre para decenas de miles de personas empapadas por la lluvia que cantaron y bailaron cuando el Sumo Pontífice llegó en un papamóvil abierto.

(Escrito por Edmund Blair y Philip Pullella. Editado en español por Patricio Abusleme)