Macri aprovecha impulso de gobernadora electa Vidal para balotaje presidencial en Argentina

lunes 16 de noviembre de 2015 17:25 ART
 

Por Nicolás Misculin

BUENOS AIRES, 16 nov (Reuters) - Los spots publicitarios del opositor Mauricio Macri invaden la televisión y las radios de Argentina a seis días de un balotaje presidencial con el oficialista Daniel Scioli que podría marcar el fin de 12 años de peronismo de centroizquierda en el poder.

Pero uno de ellos llama la atención. No lo protagoniza el candidato favorito para la segunda vuelta del próximo domingo, sino quien eligió para buscar la gobernación de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, una mujer que representa un quiebre frente a los candidatos tradicionales.

Contradiciendo la mayoría de los pronósticos, Vidal ganó en octubre las riendas de la provincia, convirtiéndose en la primera mujer que gobernará el mayor distrito electoral argentino, hasta octubre un bastión históricamente peronista.

"¿Cómo no ser optimistas? Si cada vez somos más los que no nos resignamos, los que sabemos que podemos vivir mejor", dice Vidal en un spot mientras recorre la provincia junto a Macri.

Vidal no solo sonríe en las pantallas, también acompaña a Macri en actos proselititas en distintos puntos de Argentina. Con un estilo espontáneo y directo, la mujer de 42 años intenta convencer a quienes la votaron a ella pero no a Macri en la primera ronda, que apuesten a la oposición en el balotaje.

Simpática y conciliadora, Vidal aparece como la contracara de los típicos políticos de los suburbios de Buenos Aires, conocidos popularmente como "caciques" por dominar sus territorios con prácticas consideradas poco democráticas.

"La voté porque la vi más creíble que los otros candidatos. Me convencieron más sus propuestas", señaló Liliana Comis, jubilada de 71 años que vive en Vicente López, un suburbio situado al norte de la ciudad de Buenos Aires, y que en el 2011 había votado por la beligerante presidenta saliente Cristina Fernández.

La victoria de Vidal fue un baldazo de agua fría para Scioli, que como gobernador de Buenos Aires le entregará la gestión a la mujer, y para todo el peronismo, que gobernó el distrito por casi tres décadas ininterrumpidas con su extenso aparato que alcanza a los barrios más humildes e inaccesibles.   Continuación...