Resultado de elección presidencial de Argentina podría verse envuelto en dudas: analistas

martes 20 de octubre de 2015 14:20 ART
 

BUENOS AIRES, 20 oct (Reuters) - La definición de los comicios generales del domingo en Argentina podría resultar cuestionada, ya que los sondeos muestran que la centroizquierda oficialista está arañando una victoria en primera vuelta que podría definirse por escasos votos, dijeron el martes analistas de opinión.

Los sondeos de intención de voto ubican al candidato del oficialismo, Daniel Scioli, cerca de los 40 puntos porcentuales que necesita para evitar una segunda vuelta que podría ser difícil contra su escolta, el liberal Mauricio Macri.

"Con los números que tenemos, la verdad es que ninguno (de los candidatos) creo que vaya a aceptar la derrota a las 12 de la noche", dijo Mariel Fornoni, directora de la consultora Management & Fit, en una charla con la prensa extranjera.

"Sin duda se va a buscar un escrutinio definitivo", añadió, en referencia a que los perdedores dudarán de los números del escrutinio provisorio, cuyos primeros resultados estarán disponibles horas después del cierre de la votación.

El lunes, el director nacional electoral, Alejandro Tullio, dijo que el conteo definitivo de los votos tardaría entre cinco y siete días, lo que podría generar una tensa espera si los resultados del comicio son tan ajustados como se prevé.

"Va a ser un escrutinio complejo. No digo violento ni nada por el estilo, sino complejo, de discusión", afirmó el analista Ricardo Rouvier, quien añadió que habrá disputas sobre el resultado en la provincia de Buenos Aires, un distrito clave que representa más de un tercio de la población del país.

Las dudas sobre los resultados podrían aumentar en medio de las denuncias de los referentes de la oposición, que han mostrado temor respecto a la posibilidad de fraude en los comicios donde los argentinos elegirán al sucesor de la presidenta Cristina Fernández, que no puede postularse tras cumplir dos mandatos seguidos.

En un año electoral en el que la mayoría de las provincias renuevan sus gobernadores, ya hubo un caso de denuncias de irregularidades en el distrito norteño de Tucumán -donde ganó el oficialismo-, que derivó en una batalla judicial en la que la Corte Suprema local terminó validando el resultado.

"La discusión por el voto, más allá de irregularidades, va a ser una discusión que va a llevar su tiempo. Se va a discutir voto por voto", señaló Rouvier.

Para evitar un balotaje en noviembre, el ganador debe obtener al menos el 40 por ciento de los votos y 10 puntos de diferencia sobre su seguidor, o el 45 por ciento de los sufragios. (Reporte de Maximiliano Rizzi; editado por Nicolás Misculin y Javier Leira)