ENTREVISTA-Industria agroexportadora de Argentina terminaría 2015 con capacidad ociosa 30-35 pct: cámara CIARA-CEC

viernes 26 de junio de 2015 16:48 ART
 

Por Maximiliano Rizzi

BUENOS AIRES, 26 jun (Reuters) - La industria procesadora de harina y aceite de soja cerraría el 2015 con una capacidad ociosa del 30 al 35 por ciento en 2015, un nivel similar a los últimos años, pese al fuerte crecimiento de la cosecha, dijo el viernes el jefe de la principal cámara del sector en una entrevista con Reuters.

El bajo nivel de actividad es un símbolo de las vicisitudes que atraviesa la industria agroexportadora del país austral, que para Alberto Rodríguez, presidente de CIARA-CEC, podría mejorar con importaciones temporarias de soja de vecinos como Paraguay, Brasil, Bolivia o Uruguay, algo actualmente prohibido.

"Lo que se puede hacer para mitigar la capacidad ociosa y ponerla en porcentajes razonables sería el tema de la admisión temporaria (de soja), que nos permitiría mejorar un poco el nivel de molienda", señaló Rodríguez durante una entrevista con Reuters en las oficinas de la entidad, que representa a procesadores y exportadores de granos y derivados.

"Si bien no es un cambio sustancial, te permitiría mover (poner a funcionar) las plantas antes de que ingrese nuestra soja al mercado. Eso te puede dar un mes de molienda", explicó.

Los productores agrícolas de Argentina -que es el mayor exportador global de harina y aceite de soja- están terminando de recolectar una cosecha de la oleaginosa que alcanzaría un récord de 61 millones de toneladas, muy por encima de los 53,4 millones del ciclo previo, según cifras oficiales.

Sin embargo, la capacidad ociosa permanecería como un mal crónico incluso con la histórica campaña actual.

"Nuestra idea es que (en 2015) vamos a estar más o menos en los niveles de capacidad ociosa que tuvimos en los años anteriores, en el 30 o 35 por ciento", afirmó Rodríguez, aunque agregó que esa cifra podría cambiar ya que depende también de cuánta soja vendan los agricultores locales.

Desde el año pasado, el Gobierno está presionando a los productores a desprenderse de sus granos, en momentos en que muchos de ellos se aferraban a sus granos a la espera de una devaluación de la moneda o una mejora de los precios internacionales de la oleaginosa.   Continuación...