Argentina casi triplica impuesto móvil a exportación de biodiésel en abril

miércoles 27 de mayo de 2015 16:50 ART
 

BUENOS AIRES, 27 mayo (Reuters) - Argentina casi triplicó el impuesto a las exportaciones de biodiésel de abril, lo que suma presión sobre un sector ya golpeado por la caída de los precios del petróleo y del gasoil, además de limitado por trabas comerciales de la Unión Europea.

La Secretaría de Energía informó que el impuesto que rige para el cuarto mes del año es del 13,2 por ciento, desde el 5 por ciento de marzo. Esta fuerte subida contrasta con la baja desde el 8,9 por ciento de febrero, decisión que fue celebrada por el sector.

El Gobierno del país sudamericano, un proveedor líder del biocombustible, debe publicar mensualmente y por adelantado los cambios en el tributo sobre las ventas externas del producto, pero la información de la alícuota se encuentra desactualizada por lo que los ajustes se están realizando retroactivamente.

El incremento para abril, sumado a la incertidumbre sobre la evolución del gravamen a futuro, ya está generando conmoción en la industria local.

"De persistir todo esto, a corto plazo la industria argentina de biodiésel va camino a una crisis de proporciones nunca antes conocida", dijo el miércoles Claudio Molina, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, en una nota enviada a la prensa.

"En las actuales condiciones es muy difícil, si no imposible, operar comercialmente", añadió al explicar que el desconocimiento de la tasa al momento de cerrar las operaciones dificulta la planificación y corroe la rentabilidad.

Argentina solía ser el principal proveedor mundial de biodiésel -elaborado en base a aceite de soja, del cual el país es el mayor exportador a nivel global-, pero en los últimos años sus ventas externas del 'combustible verde' se han derrumbado.

La semana pasada, un representante de la mayor cámara de productores argentinos de biodiésel dijo a Reuters que los envíos externos se desplomarían un 50 por ciento interanual en 2015, a 800.000 toneladas, como consecuencia de la fuerte baja en los precios internacionales del crudo.

Además de la caída de los precios globales del gasoil -con el que el biocombustible compite-, el sector está afectado por los altos aranceles de importación que impuso en 2013 la UE, hasta entonces su principal cliente.

Argentina ha protestado por esas medidas ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por considerar que atentan contra el libre comercio.

Los agricultores argentinos están finalizando la recolección de una cosecha de soja que alcanzaría un volumen récord de 60 millones de toneladas. (Reporte de Maximiliano Rizzi; Editado por Silene Ramírez)