FÚTBOL-Maradona está disfrutando con el arresto de dirigentes de FIFA por corrupción

miércoles 27 de mayo de 2015 15:01 ART
 

BUENOS AIRES, 27 mayo (Reuters) - La ex estrella argentina de fútbol Diego Maradona, enfrentado durante años con la FIFA, dijo estar "disfrutando" tras conocerse el arresto de siete importantes directivos de la federación internacional por corrupción.

Estoy "disfrutando de algo que yo vengo diciendo de hace mucho tiempo. Hasta me han tratado de loco y hoy se dijo la verdad", dijo el ídolo argentino en una entrevista con la emisora argentina de radio La Red.

El "Pelusa" aprovechó para retomar sus críticas contra el máximo organismo internacional de fútbol y su líder, Joseph Blatter, al que ya había acusado de dirigir a la FIFA con métodos "mafiosos".

Las autoridades suizas arrestaron a siete de los ejecutivos más poderosos del fútbol internacional y anunciaron una investigación sobre la adjudicación de las dos próximas Copas del Mundo, sembrando confusión en la dirección del deporte más popular del planeta.

"Yo creo que (estos dirigentes) odian al fútbol. Odian la transparencia. Basta de negociados. Basta de mentirle a la gente", reclamó Maradona.

Si bien Blatter no figura entre los investigados por la justicia de Estados Unidos, que solicitó el arresto de los dirigentes, Maradona deslizó sospechas sobre quien desde 1998 es el presidente de la poderosa FIFA.

"Hay que ver si Blatter no tiene que ir a declarar a Estados Unidos (...) Porque también está (involucrado el ex presidente de la CONMEBOL) Nicolás Leoz, está (el vicepresidente de la FIFA Eugenio) Figueredo, (y) hace dos meses eran intocables", señaló Maradona a La Red.

El astro argentino, campeón del mundo en 1986, apoya la candidatura del príncipe Ali Bin Al Hussein para las elecciones presidenciales de FIFA, que, hasta el momento, están programadas para el viernes.

"Con Ali (a) los malos (en la FIFA) me voy a encargar personalmente de pegarles una patada sabés donde", dijo el ex capitán de la selección albiceleste. (Reporte de Maximilian Heath; Editado por Javier López de Lérida)