Actividad en volcán chileno Calbuco se mantiene inestable, cenizas alcanzan sur de Brasil

sábado 25 de abril de 2015 09:38 ART
 

SANTIAGO, 25 abr (Reuters) - La actividad en el volcán chileno Calbuco se mantenía inestable el sábado, luego de iniciar un proceso de erupción esta semana que expulsó una potente columna de cenizas que ya alcanzaba el sur de Brasil.

El Calbuco, que entró en erupción el miércoles, obligó a las autoridades chilenas a elevar el número de personas evacuadas a más de 6.500, mientras varias aerolíneas internacionales decidieron cancelar preventivamente vuelos a Santiago, Buenos Aires y Montevideo.

"La ocurrencia de procesos volcánicos considerados peligrosos sumado a la inestabilidad actual del sistema, que puede evolucionar a etapas de mayor intensidad en el corto plazo, sugiere mantener el radio de exclusión", dijo la Oficina Nacional de Emergencia en su último reporte.

El macizo se ubica en la turística región de Los Lagos, a unos 900 kilómetros al sur de Santiago, y su actividad se presenta en momentos en que otro volcán del país, el Villarica, también se encuentra en una fase eruptiva.

La erupción provocó en la víspera deshielos que generaron la evacuación inmediata de poblaciones aledañas a cuencas de ríos, mientras que la nube de cenizas se expandía por territorio argentino, parte de Uruguay y ya alcanzaba el estado de Rio Grande do Sul en Brasil.

Ante la menor actividad del volcán, las autoridades chilenas decidieron permitir por algunas horas del sábado el ingreso a la zona de exclusión de 20 kilómetros a personas que habían sido evacuadas para poder revisar sus casas, animales y retirar ropa y medicamentos.

El Calbuco, un macizo de 2.003 metros de altura, se encuentra rodeado de lagos y ríos que han acrecentado sus caudales en las últimas horas debido a los lahares o aluviones volcánicos producidos tras la erupción. (Reporte de Felipe Iturrieta, con información adicional de Malena Castaldi en Montevideo, Brian Winter en Sao Paulo y Nicolás Misculin en Buenos Aires. Editado por Lucila Sigal)