Fiscales argentinos enfrentan intimidación y acoso

viernes 13 de febrero de 2015 21:34 ART
 

Por Sarah Marsh

BUENOS AIRES, 13 feb (Reuters) - Los fiscales argentinos siempre han precisado nervios de acero para investigar a funcionarios de alto rango, grandes empresarios y criminales: amenazas de secuestro a sus hijos, chantaje e intentos de removerlos son parte de lo que deben enfrentar por su trabajo.

Pero la misteriosa muerte del fiscal Alberto Nisman, la noche previa a que declarara sobre sus acusaciones contra la presidenta Cristina Fernández de que intentó desviar su investigación sobre un ataque terrorista, conmocionó incluso a los más duros.

Algunos dicen que esto puso en evidencia la arraigada cultura de intimidación e intromisión en las cortes argentinas.

"Se han disparado tiros a mi casa. Intentaron secuestrar a mis hijos, llenaron mi auto con boyas de pescar y amenazaron a mis padres", dijo el fiscal Carlos Rívolo sobre sus investigaciones pasadas a funcionarios de alto rango.

"Pero hasta ahora no había habido ninguna muerte", agregó.

Rívolo es parte de un grupo de fiscales que frecuentemente ha tenido disputas con el Gobierno y que ha convocado a una marcha de silencio en Buenos Aires el 18 de febrero para honrar a Nisman.

Casi cuatro semanas después de su muerte, todavía no se sabe si Nisman, que tenía dos hijas, se disparo en la cabeza o si fue asesinado.

El fiscal había acusado a Fernández de intentar encubrir la supuesta participación de Irán en el atentado contra la mutual judía AMIA en Buenos Aires en 1994, en el que murieron 85 personas.   Continuación...