4 de febrero de 2015 / 11:19 / hace 2 años

RPT-Se desvanecen las esperanzas de justicia en la mutual judía que sufrió atentado en Argentina

6 MIN. DE LECTURA

(Repite nota enviada en la noche del martes, texto sin cambios)

Por Brian Winter

BUENOS AIRES, 3 feb (Reuters) - Anita Weinstein estaba en el segundo piso de un centro comunitario judío en Buenos Aires el 18 de julio de 1994 cuando el techo y las paredes colapsaron por el estallido de un coche bomba afuera.

Desorientada y aterrorizada por los gritos y la repentina oscuridad logró bajar por los escombros y llamar a su hija para decirle que estaba bien.

Las emociones de ese día volvieron rápidamente hace dos semanas, cuando su hija la llamó con la noticia de que Alberto Nisman, el fiscal que investigaba el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), había sido encontrado en su departamento de Buenos Aires con un disparo en la sien.

"Fue la misma falta de comprensión, como si mi cabeza estuviera en un lugar y mi cuerpo en otro", dijo Weinstein. "Y luego, una vez que pasó, el mismo miedo de que nunca sepamos lo que ocurrió realmente".

Los sobrevivientes del atentado a la AMIA y muchos otros argentinos están perdiendo las esperanzas de que la muerte de Nisman o el ataque de 1994 se esclarezcan alguna vez, apuntando al comportamiento muchas veces errático del Gobierno y una larga historia en el país de oscuros crímenes políticos que terminan sin castigo.

Muchos en la AMIA, que fue reconstruida, se refieren a Nisman como "la muerte 86", aludiendo a las 85 víctimas que fallecieron en lo que fue considerado el peor atentado a un objetivo judío desde la Segunda Guerra Mundial, y a la propia dedicación del fiscal a la causa.

Nisman pasó casi una década construyendo un caso que acusaba a Irán de estar detrás de la bomba a la AMIA, algo que ese país ha negado firmemente.

Apenas unos días antes de que fuera hallado muerto el 18 de enero, Nisman acusó a la presidenta Cristina Fernández de tratar de obstaculizar su investigación para recibir favores económicos de Irán.

Fernández ha rechazado las acusaciones y las calificó de absurdas, y cree que Nisman fue asesinado como parte de una conspiración que involucra a espías desplazados de los servicios de inteligencia. Sin embargo, no ha ofrecido ninguna evidencia, nadie ha sido arrestado en conexión con el crimen y los investigadores aún dicen que podría haber sido un suicidio.

En un sondeo divulgado la semana pasada, el 72 por ciento de los argentinos dijo que creía que la muerte de Nisman no será esclarecida y el 62 por ciento no creía la versión del Gobierno de los hechos.

"Esos números pueden parecer altos (...), pero (Argentina) es un lugar con una historia de distintos gobiernos involucrados en aparentes tapaderas", dijo Nicolás Shumway, autor de dos libros sobre historia argentina y decano en la Rice University de Texas.

"Hay una razón por la que la gente no espera justicia", agregó.

"Suicidios" No Resueltos

La propia Fernández, en un disperso mensaje de 2.800 palabras publicado el 22 de enero en Facebook sobre la muerte de Nisman, se refirió a cuatro "suicidios" relacionados con la política -las comillas fueron de ella- que "nunca se esclarecieron".

Estas muertes incluyen a un sospechoso en un escándalo de tráfico de armas que involucraba al Gobierno de esa época que, como Nisman, murió de un disparo en su casa en 1998; un empresario y sospechoso clave en otro caso de corrupción encontrado ahorcado el mismo año.

Uno de los misterios más notorios de Argentina es la muerte en 1995 del hijo del entonces presidente Carlos Menem, en lo que su Gobierno insistió se trató de un accidente de helicóptero. Los años pasaron antes de que Menem admitiera públicamente que creía que su hijo había sido asesinado, por razones que siguen siendo poco claras.

Con poca fe en el sistema judicial o en sus políticos, algunos en la AMIA prefieren enfocarse en asegurarse que las víctimas no sean olvidadas nunca.

Los primeros nombres de los 85 muertos están escritos en la pared sumamente fortificada que se encuentra fuera del edificio para protegerlo.

"Recordar el dolor que no cesa", dice una inscripción.

Otra placa adentro conmemora a los 29 muertos de otro atentado con bomba en la embajada de Israel en Buenos Aires en 1992.

A pesar de esos ataques, la muerte de Nisman, y otros incidentes como afiches antisemitas pegados en un barrio de Buenos Aires este fin de semana, Weinstein y muchos otros en la AMIA dijeron que se sentían un apoyo fuerte y generalizado de la sociedad argentina.

Y recordaron la gran concurrencia a eventos en apoyo de la AMIA en los últimos años, incluyendo la conmemoración la semana pasada del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto que reunió a cientos, incluyendo a representantes del Congreso y de la municipalidad.

En el 2010, el arzobispo de Buenos Aires Jorge Bergoglio -que después se convirtió en el Papa Francisco- visitó la AMIA y llamó al atentado "un eslabón más en la cadena del dolor que el pueblo elegido de Dios ha sufrido en la historia".

Argentina tiene la comunidad judía más grande de Latinoamérica, que se estima en 250.000 personas, muchos descendientes de inmigrantes que escaparon de la opresión de Europa a principios del siglo 20 hacia lo que entonces era uno de los países más ricos del mundo.

Desde entonces, varios traumas nacionales, incluyendo una cruenta dictadura militar que mató a miles en la década de 1970, convencieron a muchos argentinos de la necesidad de denunciar el terrorismo y la injusticia, sin importar quién es la víctima, dijo Weinstein.

"A través de experiencias difíciles (...) hemos aprendido el valor de la democracia, de la solidaridad", dijo. "La gente ve lo que pasó acá como una agresión contra toda la sociedad argentina". (Editado en español por Pablo Garibian)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below