Presidenta argentina Fernández, golpeada por misteriosa muerte de fiscal en año electoral

viernes 30 de enero de 2015 16:55 ART
 

Por Richard Lough

BUENOS AIRES, 30 ene (Reuters) - La presidenta Cristina Fernández resultará golpeada por el caso de la sospechosa muerte de un fiscal argentino, que la había denunciado por tratar de encubrir la supuesta participación de Irán en un sangriento atentado de hace veinte años en la capital argentina.

Si bien Fernández no puede presentarse a las elecciones presidenciales de octubre debido a que ya cumplió el máximo de dos mandatos consecutivos, el impacto de la muerte de Alberto Nisman -un caso que conmocionó a la sociedad argentina- afectará la credibilidad del Gobierno en su tramo final al poder y a un eventual candidato oficial a la sucesión.

"Esto nos puede afectar mucho", dijo un funcionario cercano al área de Presidencia, bajo condición de anonimato. "Pero aún tenemos dudas sobre el alcance que va a tener", añadió.

Tras conocerse la muerte de Nisman -quien investigó por más de una década el ataque que mató a 85 personas en la mutual israelita AMIA en 1994- la presidenta Fernández se resguardó en su residencia oficial durante una semana antes de hablar en público acerca del caso.

Y cuando finalmente habló a la población, a los argentinos les quedó bastante claro quién era la víctima para la mandataria.

No era Nisman, el fiscal cuyo cuerpo fue encontrado en un charco de sangre con una bala en la cabeza un día antes de que revelara detalles de su denuncia.

Se trataba de ella misma, el blanco de una oscura trama de desprestigo orquestada por agentes rebeldes desplazados recientemente de una agencia de inteligencia que no actuó en línea con los intereses del país.

"Hace 21 años del atentado y hoy alguien pretendió con una denuncia sin fundamentos que nosotros queríamos desviar la investigación y ocultar a los iraníes", dijo Fernández, vestida completamente de blanco y sentada en una silla de ruedas, en su mensaje de una hora transmitido por televisión.   Continuación...