Argentina acusa a senador EEUU de querer interferir en asuntos internos por caso Nisman

viernes 30 de enero de 2015 13:15 ART
 

BUENOS AIRES, 30 ene (Reuters) - El Gobierno de Argentina dijo el viernes que el senador estadounidense Marco Rubio intenta interferir en asuntos soberanos al proponer una investigación internacional sobre la misteriosa muerte de un fiscal que denunció a la presidenta Cristina Fernández.

El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, calificó a Rubio de tener una "visión imperial" que desconoce el principio de autodeterminación de los pueblos y lo acusó de representar a la "más recalcitrante derecha republicana" de Estados Unidos.

"La República Argentina es un país autónomo, soberano e independiente (...) Considero que, como siempre, las declaraciones del senador Rubio constituyen verdaderamente agravios gratuitos e infundados hacia un país soberano", dijo Capitanich en una conferencia de prensa.

El fiscal argentino Alberto Nisman apareció muerto con un disparo en la cabeza y un arma a su lado hace 10 días, en un caso que conmocionó a la opinión pública y que sigue sin esclarecerse.

Al día siguiente, el funcionario judicial debía presentar ante legisladores la denuncia -que ya había hecho pública- de encubrimiento de los responsables iraníes de un atentado terrorista de hace 20 años contra la presidenta Fernández y su canciller, Héctor Timerman.

El Gobierno restó importancia a la posibilidad de que la muerte de Nisman se tratara de un suicidio -la principal hipótesis de los investigadores- y acusó a agentes de inteligencia desplazados del servicio de haber instigado su muerte o, incluso, de asesinarlo.

Ante la conmoción, el senador Rubio escribió una carta al secretario de Estado estadounidense, John Kerry, para pedirle que el caso del fiscal Nisman tenga "una investigación independiente, asistida internacionalmente".

Al respecto, Capitanich fustigó que "la intromisión indebida de un Estado en asuntos internos de otro Estado constituye una injerencia absolutamente indebida e incorrecta propia de una actitud de carácter imperial, de la vigencia plena de este señor que representa a la más recalcitrante derecha republicana".

Argentina ha tenido una ríspida relación con Estados Unidos en los últimos años.

El caso de Nisman disparó amplias dudas sobre el funcionamiento de la central de inteligencia de Argentina, que llevaron a la presidenta Fernández a enviar al Congreso un proyecto de ley para disolverla y crear una nueva agencia bajo control de la procuraduría. (Reporte de Nicolás Misculin; Editado por Silene Ramírez)