Huelga golpeará provisión de granos de puertos de Argentina, afectaría exportación

martes 9 de septiembre de 2014 14:36 ART
 

Por Maximiliano Rizzi

BUENOS AIRES, 9 sep (Reuters) - Los acopiadores de granos de Argentina iniciarán el miércoles una huelga de al menos 24 horas que amenaza con dificultar el envío de mercadería a los mayores puertos del país, lo que golpearía la exportación de soja en momentos en que las terminales están operando con suministros reducidos.

Un líder sindical dijo a Reuters que si no hay un acuerdo salarial el gremio podría extender la medida, que recortará el ya escaso nivel de suministros de la zona portuaria de Rosario, mermado por la reticencia de los productores a vender sus granos de soja tras el desplome de los precios en julio.

Argentina es el principal exportador mundial de harina y aceite soja, el tercero de la oleaginosa sin procesar y el cuarto de maíz.

"Ya negociamos el aumento (salarial) para el período de enero a junio, y ahora tenemos que definir el segundo semestre. Se agotó la negociación y decidimos ir al paro", dijo a Reuters Pablo Palacio, secretario gremial de la Unión Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (Urgara).

La protesta se da en el contexto de una elevada tasa de inflación en el país sudamericano, que según analistas privados podría superar el 30 por ciento anual y que está socavando el poder adquisitivo de los salarios argentinos.

"Al no haber despacho de los acopios, se va a ver impactado el ingreso de camiones a los puertos. Va a mermar el ya escaso número de camiones que está viniendo (a Rosario), entonces va a haber menor ingreso de mercadería", dijo Guillermo Wade, gerente de la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas.

Pese a que Argentina acaba de finalizar una campaña 2013/14 con cosechas récord de soja y de maíz, el abastecimiento de Rosario -el mayor polo agroexportador del país- es limitado ya que muchos productores se aferran a sus granos como cobertura ante la devaluación del peso doméstico y una alta inflación.

Además, los agricultores están a la espera de una mejora de los precios internacionales de la soja, que se derrumbaron un 12,6 por ciento durante julio y alcanzaron la semana pasada su nivel más bajo en cuatro años en la plaza de futuros de Chicago.   Continuación...