Reina Isabel II de Inglaterra se reúne con el Papa Francisco y le regala cerveza, huevos y whisky

jueves 3 de abril de 2014 15:09 ART
 

Por Philip Pullella

CIUDAD DEL VATICANO, 3 abr (Reuters) - La reina Isabel II de Inglaterra se reunió el jueves por primera vez con el Papa Francisco y le entregó al desconcertado pontífice delicias culinarias de sus territorios, incluida una docena de huevos y una botella de whisky.

"También le traje algo de todos nuestros estados, que es para usted personalmente", dijo la reina, que lucía un vestido de color lavanda y un sombrero púrpura, al entregarle a Francisco una canasta de mimbre llena de alimentos tras finalizar un encuentro privado de 17 minutos en el Vaticano.

Los 18 regalos del Palacio de Buckingham, Windsor, Sandringham y Balmoral también incluían dos tipos de miel, varias delicias locales y jabones de aromaterapia.

Un funcionario del Vaticano dijo que el Papa tenía intenciones de donar o de compartir los alimentos recibidos con otros residentes de la casa de huéspedes, donde vive desde su elección luego de renunciar a los espaciosos departamentos papales.

La reina y el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, se reunieron con el Papa en una moderna habitación junto al salón de audiencias de la Santa Sede, sin gran parte de la pompa ceremonial que habitualmente acompaña a este tipo de encuentros.

Un comunicado del Vaticano no indicó qué temas conversaron durante la reunión. La reina es también Suprema Gobernadora de la Iglesia de Inglaterra, que se separó de Roma en 1534.

Debido a especulaciones que se habían generado porque el Papa es argentino y Gran Bretaña entró en guerra en 1982 con el país sudamericano por la soberanía de las Islas Malvinas -llamadas Falkland Islands en inglés-, la embajada británica recordó la posición neutral de la Santa Sede.

Francisco, por su parte, le entregó a la reina como obsequio por los ocho meses de su nieto, el príncipe Jorge de Cambridge, una esfera de lapislázuli -una piedra semipreciosa de color azul profundo- con la cruz de plata de San Eduardo.

"Le encantará", dijo la reina al Papa. Luego, hizo una pausa y agregó: "Cuando sea un poco más grande".

(Editado en español por Ana Laura Mitidieri)