25 de marzo de 2014 / 17:48 / hace 3 años

ANALISIS-Cosecha soja récord Argentina impulsará exportaciones pese a acopio productores

Por Hugh Bronstein

BUENOS AIRES, 25 mar (Reuters) - Las abundantes exportaciones de soja de Argentina previstas para este año presionarán los precios internacionales de los alimentos, a pesar de que los productores locales acopiarán una proporción mayor de lo que expertos creen que será una cosecha récord del grano.

En la última semana los agricultores argentinos iniciaron la recolección de la que se espera será la mayor cosecha de soja en la historia del país austral, el tercer exportador mundial de la oleaginosa.

El crecimiento productivo previsto para la soja 2013/14 al mismo tiempo permitirá a los chacareros acopiar un porcentaje mayor de la cosecha del grano que en la campaña 2012/13.

Los productores de Argentina se están aferrando a su soja para usarla como una unidad de ahorro frente al debilitado peso, que se devaluó frente al dólar un 18,2 por ciento en lo que va del año.

Estos utilizan el grano directamente como moneda de cambio para adquirir desde semillas hasta camionetas, limitando la oferta de soja e impulsando los valores internacionales de la oleaginosa a lo largo del último año.

"Los productores venderán un volumen mayor de soja esta temporada. Sin embargo, debido a que se espera que la cosecha será mucho más grande que la del año pasado, las ventas representarían un porcentaje menor del total de la cosecha", dijo Pablo Adreani, director de la consultora AgriPAC.

Entre marzo y mayo se venderían 20,75 millones de toneladas de soja, un 38 por ciento de la cosecha prevista para la campaña 2013/14, mientras que en el mismo período del año pasado se vendieron 22,19 millones de toneladas, un 47 por ciento de la producción 2012/13, según Adreani.

En la temporada 2011/12, entre marzo y mayo los agricultores habían comercializado 26,47 millones de toneladas, un 68 por ciento de la cosecha de la campaña, de acuerdo al informe de AgriPAC.

GRANOS ECLIPSAN EL PESO

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), donde opera el principal mercado de granos del país, estimó la cosecha de soja 2013/14 en un récord de 54,7 millones de toneladas, desde los 48,3 millones del año anterior.

Según el Ministerio de Agricultura argentino, que aún no difundió un cálculo de producción para la soja 2013/14, la cosecha de la oleaginosa del año pasado fue de 49,3 millones de toneladas y la mayor lograda se registró en el 2009/10, cuando se recolectaron 52,7 millones de toneladas.

A su vez, de acuerdo a datos oficiales hasta el 12 de marzo, exportadores junto a fábricas habían comprado 7,1 millones de toneladas de soja 2013/14, por debajo de los 9,4 millones que habían adquirido a la misma fecha del 2013.

La caída en las ventas para entrega a futuro puede ser explicada en parte por precios internacionales más bajos.

"Va a ser un año lleno de pruebas debido a la mayor inflación, con menos capital operativo disponible a mayor costo en los bancos", dijo David Hughes, que administra 7.000 hectáreas en Buenos Aires, el principal distrito agropecuario del país.

"La única divisa de fácil utilización que tenemos es el grano de soja. Así que tendremos mucho cuidado a la hora de decidir cómo y cuándo venderemos nuestra cosecha", señaló.

Hughes coincide con el pronóstico de Adreani de que una cosecha de soja récord este año significará un crecimiento en el volumen del grano exportado, pero, del total producido, representará una proporción inferior con respecto al 2013.

VENDER LO MENOS POSIBLE

Durante años inversores clamaron a la presidenta Cristina Fernández que ajustara sus políticas fiscales para controlar la galopante inflación y mitigar la sangría de reservas de divisas del Banco Central, que cayeron un 33,7 por ciento en el último año a 27.200 millones de dólares.

El peso argentino cayó un 36 por ciento en el último año a 7,975 unidades por dólar, mientras que analistas privados creen que los precios al consumidor están subiendo a más de un 30 por ciento anual.

Desde Wall Street esperan que tras la finalización del segundo mandato de Fernández, a fines del 2015, las políticas económicas del país giren en una dirección más amable para los mercados.

Sin embargo, con una carrera presidencial aún muy abierta, no existen garantías que los sueños desde Nueva York se cumplan. Mientras tanto, la ausencia de referencias de parte de Fernández a la elevada inflación ha empeorado la confianza empresarial hacia el país.

"El Gobierno de a poco está empezando a darse cuenta de qué es lo que debe hacerse, pero sin una sensación de urgencia. Nuevas alzas en el valor del dólar (con respecto al peso) más adelante en el año no pueden ser descartadas", dijo Guillermo Nielsen, economista y ex secretario de Finanzas de Argentina.

"Entonces los incentivos para no vender la cosecha son más fuertes este año que el año pasado. Los productores venderán parte de su cosecha para realizar pagos urgentes, como impuestos y salarios, aquello que no puede ser trocado por granos", señaló.

"Sin embargo, continuará la actitud de vender la menor parte de posible de la cosecha", agregó Nielsen. (Traducida al español por Maximilian Heath, Editado por Manuel Farías)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below